Mi mejor relación ha sido con la soltería

Si alguien me hubiera dicho hace un año que tú y yo íbamos a terminar saliendo, probablemente me hubiera reído en su cara mientras sostenía una taza llena de tequila y, un brassier colgaba de mi cabeza. 

Pero como siempre, la vida me pone sus jugarretas y aunque quiera escapar de esto, no se le puede negar al corazón el gusto de volver a querer después de tanto tiempo. Así que me siento con las manos en la cabeza, tratando de entender en qué instante sucedió… Apenas te fuiste y ya quiero volver a verte.

No soy ninguna gurú del amor, no sé lo que hago la mayoría del tiempo, solo sé que aunque no puedo hacer promesas, puedo entregarte todo lo que soy, porque no conozco nada más valioso que una mujer desesperanzada, restaurada. Y yo no exijo absolutamente nada, solo honestidad y cariño. 

Sí, tengo miedo porque sé que el costo de todo momento bueno, es extrañarlo después, pero contigo estoy dispuesta a pagar el cheque completo. No me preguntes porqué, hay cosas que llegan, se dan, y como flor en primavera, lo nuestro floreció;  no tiene tanta ciencia, no es complicado. 

A veces me da por volver a sentir mis inseguridades, y confieso que hubo un par de noches en las que quise volver a mi zona de confort, a mi soledad, y si te preguntas porque, es porque mi mejor relación ha sido con la soltería; ahí me reencontré, me reconstruí y, aprendí a cobijarme. Pero cuando tú me cobijas con tus brazos, es otra historia…

Es invierno y ni siquiera lo siento… Sé que se lo debo a tu calidez, al modo en el que me das la mano y yo acepto que me des un beso incluso cuando siempre odié las muestras de afecto en público. Cambios, cambios que abruman y me revolucionan, eso eres tú para mí: Revolución. 

El pasado ha muerto. El presente está vivo. El futuro está claro. 

Si alguien me hubiera dicho que tú y yo terminaríamos juntos, aquí, en otra ciudad, pensaría que es una completa locura sin pies ni cabeza; pero tú pones mis pies sobre la tierra, mi cabeza te piensa y, no cabe duda… Uno es de quien no solo lo dice, sino lo demuestra. Y aquí estás.

Tengo miedo, sí, pero es porque por primera vez en mucho tiempo tengo algo bueno que perder; no tengo control sobre el destino, no podemos prometer cosas que en el pasado no resultaron, pero de lo que estoy segura es que mientras pueda, te voy a querer como ninguna. 

Te voy a escribir cosas como este post. Te voy a cantar en el automóvil. Te voy a molestar con lo confuso que te parece distinguir la derecha o la izquierda a la hora de manejar. Voy a ser quien te de cariñitos en la espalda cuando la sientas tensa. Voy a ser quien vaya corriendo si estás mal. El amor tiene pies. 

Y aunque mi mejor relación ha sido con la soltería, estoy dispuesta a que desplaces de mi cabeza la idea de huir de toda posibilidad de sentirme querida o valorada. De huir de ti por miedo a que duela; si ha de doler, que duela, si he de ser feliz por siempre, que así sea. Pero sin dudas, hoy te digo: quiero volver a querer, y nada más lo quiero intentar contigo.

Texto por Arte Jiménez

Facebook: Arte Jiménez

Instagram: artejimenez

Fotografías de Maud Chalard

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

2 thoughts

  1. Me encanta la manera en que escribes, me he sentido muy identificada. Te felicito y espero que nos sigas llenando de alegria y motivacion con todos tus escritos. Saludos Lizeth Parra

Deja un comentario