Hoy te extrañé.

Hoy no pude evitar pensar en ti mil veces, y esas mil veces fueron como mil cuchilladas en el pecho.

Debajo de esta cubierta de hierro que lo resiste todo, estoy yo, quebrantándome teniendo que admitir que, hoy, hoy te extrañé.

Hoy te extrañé y recordé cuanto te gusta el café. Pensé en comprarte un paraguas amarillo y aprender a preparar carajillo.

Hoy repetí tu nombre mil veces, y mil veces quise escribirte que te quedes.

“Quédate”

Pero recordé que no puedes pedirle a alguien que se quede, si no quiere quedarse. Así que abrí las ventanas, y alumbré el presente, un presente donde no estás.

0bc8ea13689738cd52e5dc2f34138373

Hoy te extrañé…

Extrañé saber cómo estuvo tu día, cómo dormiste, y si las 2:30 sigue siendo tu hora de comida.

El día no ayuda en nada, es gris, pero, ¿si fuera azul habría diferencia? Tu ausencia es como neblina que poco a poco se acumula y de pronto en medio de nubes, me llueven los ojos.

Fue tan fácil hacernos daño, y es tan difícil curar las heridas hechas.

Hoy pensé en llamarte mil veces, y mil veces guardé el teléfono en mi bolsa tratando de recuperar mi cordura, porque pensarte es sinónimo de locura.

Hoy me pregunté si en algún momento del día atravieso tu pensamiento. Me lo pregunté y la respuesta desgarró mi corazón: “no te extraña, no te piensa”.

35061c1ecfb3929ec6a08c1d7a97ad3b

Pero eso no impide que yo te extrañe; que extrañe tus mañas y tu forma de mirarme cuando dices que me quieres; debería comenzar a hablar en tiempo pasado, ¿cierto?

Pero yo no puedo conjugar los verbos de todas las cosas que quedaron pendientes en tiempo pasado. Pienso – tal vez no todo está perdido, tal vez nos equivocamos, pero quizás haya algo que aprender para volvernos a encontrar y querernos mejor -.

Hoy recordé las mil y un veces que me hiciste sonreír, lo mucho que me gustaba ser tu copiloto, y lo mucho que disfrutaba tu compañía. Estar sentados sin hacer nada, jugar tus vídeo juegos favoritos, comer con tu familia, ir al cine, caminar y acostarnos en el pasto a hablar sobre crecer y ser alguien en la vida.

large

Hoy salí con alguien más en un intento inútil de borrarte;  estoy segura de que podría pasar mi tiempo recorriendo el mundo entero…

Pero al final, en la noche, antes de intentar dormir, tú serás quien resurja de los escombros de mi memoria y me hechice con todo eso que eres, y nadie más es.

Así que sí, hoy hago lo que tanto escucho “darle tiempo”, dejarlo pasar y verlo pasar mientras intento mantener mi mente ocupada con mis cientos de pendientes. Pero así esté rodeada de gente en una habitación, tu rostro es el que busco sin parar.

“Quédate”, pienso.

“Regresa”, suspiro.

Pero me queda claro que, por mucho que uno desee que al soplar la vela de un pastel, los deseos se cumplan, hay deseos que se congelan en el tiempo, en los recuerdos.

tumblr_mnf5bnbqj41rz2cbjo1_500

Yo sé que te extraño porque te quiero, porque te veo y … Mierda, ¡cuanto te quiero! Te quiero tanto que me ha dejado de importar que yo no sea el motivo de tu felicidad, solo quiero que seas feliz.

Te extraño y eso es lo único que he pensado desde que desperté y lo sigo haciendo mientras abrazo mi almohada y son las tres de la madrugada.

Hoy te extrañé, pero sé que es algo inútil, porque extrañarte no hará que vuelvas, y si me quisieras, no estaría aquí, extrañándote, estaría justo a tu lado.

Texto por Arte Jiménez

GIFS de Tumblr

3 comentarios en “Hoy te extrañé.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s