Las cosas que aprendí la vez que decidí permanecer soltera.

Saltaba de romance en romance como si me pagaran por tener relaciones mediocres y yo aceptara todos los contratos sin leer las letras chiquitas en donde siempre se podía leer algo como «Al cabo de 3 meses la magia acaba y es momento de sentir ansiedad viendo como el sujeto en cuestión deja de responder tus mensajes», era siempre la misma programación y no lograba entender cómo siempre era lo mismo; se había vuelto casi un hábito, a veces solo pensaba «ahí viene de nuevo», anticipando una separación. Yo misma me pedí darle pausa, poder darme un respiro, replantear, repensar mis relaciones pero a mí misma también.

¿Por qué queremos que alguien más nos dé lo que nosotras mismas no somos capaces de darnos?, me pregunté. La respuesta es sencilla: Nos enseñan a respetar y querer a otras personas, antes que a nosotras mismas.

Cuando yo era muy pequeña vi, como muchas mujeres y personas, todas las películas de Disney de las princesas… La Bella Durmiente, Cenicienta, Blancanieves, La Bella y la Bestia, en todas existe un común denominador: No existe la individualidad, al parecer esperar por el beso de un hombre es romántico o el hecho de generar vínculos afectivos con ellos es lo único que podría liberarnos de la miseria, no existían narrativas en donde las mujeres fueran individuos autónomos, tarde o temprano el amor se volvía hacia ellas para decirles «Me necesitas» y considero que ahí está el primer error: Creemos que el amor es sinónimo de necesitar.

Hay una diferencia entre decir «Te amo porque te necesito» a decir «Te amo pero no hay necesidad, solo el deseo de estar aquí».

Puse un alto cuando me di cuenta que no podía estar sola, que buscaba atención en todos lados, en los equivocados, sobre todo. Aceptaba estar con personas que no me aportaban nada bueno porque ni yo misma podía dármelo. Llegué a la conclusión de que no quería seguir vaciándome y llenando espacios en donde finalmente nada prosperaba, incluida yo. Decidí mantenerme soltera, eliminar Tinder, dejar de tener citas y empezar a dedicarme tiempo a mí, mis amistades, mis proyectos, mis ideas, fueron 9 meses en donde aprendí lo que hoy en día puedo decir que me ha hecho elegir un mejor camino:

  • Aprendí que tener malas relaciones es síntoma de tener una mala contigo misma.
  • Existen motivos detrás de elegir siempre un patrón en nuestras relaciones.
  • La soledad te permite encontrar los parámetros que son verdaderamente importantes para ti.
  • Quien te quiere no va a decirte «Te mereces algo mejor»; sino que trabaja constantemente para serlo y no dejarte ir.
  • La soltería está infravalorada. Amarnos no es tan sencillo, es un trabajo diario y un compromiso que debemos asumir antes de decidir estar con alguien más.
  • A veces te tratan mal porque tú no eres capaz de poner límites, mismos límites que son parte del autocuidado que debes tener hacia ti misma.
  • Aceptas menos de lo que mereces porque tú aún no has logrado amarte al punto de decir: «Yo no merezco esto, no lo quiero».
  • El amor viene en otras formas como las amistades que hacemos, los pasatiempos que tenemos, la familia que nos ama, las experiencias que nosotras mismas creamos para nosotras.

La vida real no es un cuento, no hay hadas, no hay hechizos, no hay porque esperar a un príncipe azul – porque a veces ni siquiera nos gustan los hombres -, no hay perfección. La soltería nos permite generar perspectiva incluso sobre nosotras mismas: ¿Quiénes somos? ¿qué queremos? ¿hacia dónde vamos? ¿por qué somos como somos? ¿por qué queremos enamorarnos? ¿es necesidad, deseo o idealización? ¿por qué no puedo estar conmigo misma y necesito que me rompan en mil pedazos? ¿qué factores hay en común entre todas las personas con las que estado de manera sentimental? Creo que cuestionarnos es fundamental para entender la razón de nuestros vínculos y porqué nos aferramos a ellos sin importar lo malos que puedan ser.

No es mala suerte en el amor, es que no te has amado a ti misma lo suficiente. Créeme. No necesitas una historia de amor, necesitas estar contigo hasta que sientas que te vas a elegir y priorizar por sobre todas las cosas.

Con amor, Mujereología.

Sígueme en redes sociales:

Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario