La desgracia de ser una romántica en un mundo que solo quiere sexo

Estoy escribiendo esto desde la cumbre de mi amor propio, me quiero lo suficiente como para saber lo que quiero y lo que no. Ya pasé esa etapa de baja autoestima, reconstrucción, auto exploración, e incertidumbre emocional. ¿No les ha pasado que se ven al espejo y se preguntan cómo es que siguen sin experimentar una relación estable y duradera? Yo sí. 

Me gusta trabajar en mis proyectos, en crear lo que sea necesario para poder jubilarme con comodidades, me gusta mi visión, y me gusta la relación que llevo conmigo misma: me hablo con amor, me tengo paciencia, procuro acariciar mis lonjitas antes de hacer cardio, de vez en cuando como algo con más de 300 calorías, y no siento culpa cuando sé que necesito un día en pijama y hacer un maratón de The O.C. Me conozco lo suficiente, y por eso mismo sé que quiero firmar mi renuncia a las relaciones efímeras con intereses de por medio, y por intereses me refiero al sexo.

image10

Tener relaciones sexuales no es algo malo, pero creo que se ha convertido en una especie de juego para algunos, cuyas reglas me aburren y no representan un reto para mí. ¿Qué tiene de magnífico desnudarse con alguien si al final no vas a tener la certeza que esa persona puede guardar de ti y tú de él? Dejas caer la ropa una y otra vez, no te quedas a dormir porque no es parte del trato, sales corriendo en un Uber, añades un nombre más a tu lista de sexo sin significado, llegas a tu casa y desayunas cereal mientras te enteras que tu mejor amiga se va a casar. Está bien, tener aventuras es incluso parte de conocernos a nosotros mismos, pero, ¿Debería creer que es lo único que los humanos quieren ahora y,  que eso es lo único que podemos ofrecer?

Más de una ocasión he tenido que jugar el papel de fría y “femme fatale” para ocultar debajo de mi atuendo totalmente negro, lo sensible que realmente soy. He jugado bajo las reglas de no tener que demostrar interés ni decir que quiero a alguien porque ya sé hacia donde va todo: “Le tengo miedo al compromiso, no quiero una relación por ahora, pero sí quiero ver nudes tuyas y divertirme contigo”, y al mes resulta ser que encuentran a alguien más y te vuelves igual de reemplazable que su jabón de baño. Y entonces vuelve a comenzar: la incesable caza de presas para pasar un rato agradable, pero que no represente un riesgo para nuestra individualidad, como compartir nuestra comida, tiempo, miedos, sueños, retos… Sí, al carajo el compromiso y adentrarnos en las personas, porque al final salimos heridos.

image6

Con ingenuidad abres Tinder porque dos conocidas tuyas encontraron el amor ahí, y a los dos días más de diez personas te han pedido fotos tuyas y aclaran que solo quieren algo casual. Uno de ellos te dice “Si buscas amor, estás en el lugar equivocado”. Vas a un bar, a un café, a las reuniones, a las fiestas, a los bautizos, a las bodas, y después de todo la única compañía que tienes es la tuya, y aunque mi propia compañía me resulta grata y cómoda, debo admitir que quisiera tener alguien con quien compartir mi día a día, y que cuando algo esté mal sepa que lo único que me hace bien es su presencia y una orden de tacos al pastor acompañados con un Boing de mango. Simple.

No quiero a alguien para absorber todo el tiempo en su agenda, tampoco quiero a alguien que deje de tener amigas ni que deje de salir con sus amigos, quiero alguien que me vea y piense “Me saqué la lotería”. Alguien que sea como lluvia en mi sequía y yo sea primavera en su invierno interno. Algo que no sea aun intercambio de toxicidad, sino de energía positiva, que él me haga crecer, mejorar y yo a él, esa es la meta, la gran aspiración, pero es mucho pedir para una generación que protege su independencia como si no supieran que no se trata de encontrar su otra mitad, se trata de fusión con alguien más para que puedan crear algo significativo. 

image1

Nunca he durado más de cinco meses en una relación y eso sucedió hace seis años, y así como he jugado el papel de fría, también he querido demasiado; he estado con personas que en su momento me hicieron feliz, pero el común denominador de todos es que nunca eligieron quedarse conmigo porque al parecer lo que yo ofrezco es abrumador. Resulta novedoso ser “un partidazo”, la mujer que no necesita atención, sino respeto, la mujer que tiene estabilidad emocional y termina escribiendo poemas de ti en su libro, la mujer que estaría contigo en las buenas y en las malas, la mujer que elige lo que ofrece el alma antes de decir “físicamente no es para mí”, la mujer que podría hablar de ti como si tú mismo hubieras creado las flores, la que se entrega y da mucho, porque seamos honestos, nadie da lo que no tiene, y yo tengo mucho que dar. 

Retomando The O.C (así sirve que les doy pretextos para ver la serie), sí, quiero un Seth Cohen que se pare enfrente de una cafetería a gritar que me quiere, alguien que sea constante y no renuncie simplemente porque las cosas se pusieron complicadas. Alguien que aunque sepa que tengo mil defectos, decida quedarse, alguien con quien compartir cosas que jamás pensé que me gustarían como los cómics o Death Cab for Cutie.

image9

Así que me siento por milésima vez a seguir trabajando en lo mío mientras tomo una taza de té sin cambiar de opinión… Desgraciadamente nací romántica en un mundo que solo quiere algo casual, pero no sé… Entre billones no debo ser la única que se sienta así, y estoy segura que cuando el momento sea indicado, la persona que sea para mí aparecerá y todo será más claro que el agua, y por fin entenderé porque jamás funcionó con alguien más. Al final no pido que sea perfecto, simplemente que sea honesto; que tarde lo que tenga que tardar, yo creo que cuando uno desea algo con el corazón en la mano, eventualmente el universo no tiene más alternativa que ceder.

Yo no quiero una relación desechable, yo quiero experimentar coraje. 

Texto de Arte Jiménez

Fotografías por Camila Vazquez

Facebook: Arte Jiménez

Instagram: @artejimenez

 

 

 

 

 

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

7 thoughts

  1. Antes que nada dejame decirte que de este lado hay una persona que admira cómote expresar y que le encantaría sentarse a compartir unos tacos y tal vez un vino. Por otro lado, cómo hacerte una devolución correcta y sincera de esto? Leí la entrada como si fueran mis pensamientos poniendose en fila. No estás sola, somos varios románticos desperdigados por el mundo, muchos esperamos a ese ser cálido que anhelamos y otros salen a buscarlo, cosa que no creo que funcione. Cuando deba llegar llegará y lo mejor es que vas a estar preparada para ello y esa persona lo estará para vos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Amiga, aquí una romántica empedernida, en la misma lucha que tú por que llegué alguien que entienda que ser su pareja o él la tuya no significa que se te va la libertad como persona individual y en una guerra porque llegue alguien que me respete y me ame. Pero este mundo esta centrado en el egocentrismo pleno del individualismo ( No te imaginas lo mucho que te entiendo ❤ )

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s