La metamorfosis de las mujeres

¿Qué cambia en tu interior que puedes ser la misma sin sentirte igual?, ¿Tus emociones, ambiciones, pensamientos, tu espiritualidad?

Somos un cúmulo de energía moviéndose sin parar y cuando somos niñas ahí está la imaginación en los juegos, la sonrisa simple y la pregunta del porque esto o porque aquello, el movimiento constante descubriéndote a ti misma y entrelazándote con las reglas que se dictan en tu hogar.

  
Cuando despierta la adolescente se ve una flor confundida llena de preguntas sin querer tanto la respuesta y en contra de las reglas, un poco perdida y a la vez segura de hacia dónde quiere caminar. Le importa quienes le rodean y su opinión. Pareciera que ha perdido la razón, que el día y la noche en un segundo le atraviesan el corazón, y sin embargo lo que más necesita es amor.

  
Joven y bella ahora una adulta pequeña, ciertamente tiene más claro lo que desea alcanzar y aunque a veces se va a tropezar ya su audacia la va a salvar. Regresa a su hogar confiando en que se le va escuchar y aunque no haga caso a todo, seguro que ya está lista para guardar algo en su corazón. Dulce, agresiva, cambiante pero llena de esa luz brillante que la alerta a cada instante.

  
Esa mujer joven y plena caminando sobre sus sueños y realizando hechos que algún día tuvo solo en su pensamiento. Ahora es más firme pero aún delicada, sensible, poética enamorada de la vida y tal vez del hombre que comparta su fineza. Corre contra reloj, aprende aún más de lo que soñó. Energía plena con planes seguros.

  
Mujer plena, madre, profesionista, ama de casa, esposa o simplemente soltera. Aprendió a tomarse la vida más en serio porque pensó que sería un mejor ejemplo. Adoptó de pronto la maternidad por su esposo, o tal vez de sus propios padres, porque sintió que era parte de su trabajo en la vida. Dejó de reírse a carcajadas y despreocuparse de vez en cuando porque las cosas no salían como ella mentalizó que debían ser. Llora, se desespera y ama con locura. Hay que recordarle que la alegría tiene que ser atrapada por la imperfección y las carcajadas con cada pequeña satisfacción.

  
Adulta bella que ve partir a quienes por mucho tuvo que asistir. Fuerte, enérgica y confundida. De pronto ya no asimila que hacer con ella misma después de tanta prisa que tenía por apoyar a los otros, aquellos que nos prestaron desde pequeños para guiarlos y formarlos con la finalidad de que algún día simplemente nos digan adiós. Solo está aquel, al que sin tener porqué adoptaste hace tiempo. Al que con tus prisas olvidaste darle más tiempo, el que se quedó a tu lado oyendo tus sueños y lamentos, el que caminaba contigo en silencio, complaciéndote y esperándote. Pues Bella mujer vive el amor otra vez.

  
La mujer en la vejez, es un cúmulo de energía en el pensamiento con sabiduría, y aun preguntará el porqué de esto y aquello. Dará una sonrisa y repetirá mil veces sus cientos de historias, defenderá con firmeza sus pensamientos y reirá a carcajadas con la compañía de sus nietos. Amará la oración y la reflexión, levantará la mirada y agradecerá eternamente a Dios.

  
Texto por: A.P Andrade

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario