La relación con nuestro cuerpo ¿Cómo aprender a amarnos tal y como somos?

Cuando hablamos de amor propio inmediatamente también esto nos remite a la relación con nuestro cuerpo y la imagen que tenemos sobre nosotras mismas. 

Los mensajes de nuestro alrededor, la sociedad, nuestra familia y lo que nos han dicho sobre cómo nos vemos influyen en cómo nos hablamos, en cómo hemos aprendido a relacionarnos con nosotros mismos y con nuestro cuerpo. 

Vivimos en una sociedad que nos dicta como nos debemos de ver, que pinta un ideal de belleza rígido y debajo de esto se encuentra el mensaje de que si no alcanzas o no formas parte de esa población dentro de ese ideal no eres suficiente. 

Nuestra plática interior y como nos hablamos, es decir, el juez interior que tenemos dentro, influye mucho en cómo nos percibimos y el amor que nos tenemos. 

Hemos crecido en una cultura que nos pide a gritos, principalmente a las mujeres, que seamos bellas y hay un mensaje oculto en todos los medios de comunicación que lo más importante como mujeres es nuestra belleza física, pero no solo eso, si no que el ideal de belleza que vemos en todos estos medios son imágenes de mujeres que parecen perfectas, haciendo que aspiremos a una perfección imposible de alcanzar de una forma saludable.

Esto solamente causando frustración hacia nuestros cuerpos y haciéndonos sentir la necesidad constante de hacer lo posible por conseguir que nuestro cuerpo cambie y si no fuera suficiente, que el día que logres que cambie y alcanzas relativamente un cuerpo parecido al ideal de belleza, si es que llegas a ese objetivo casi imposible de alcanzar, tienes que mantener ese cambio estático, lo cual es todavía más imposible, ya que nuestro cuerpo no es estático y siempre está en constante transformación. 

Detrás de toda esta cultura de belleza especialmente dirigida hacia la mujer hay una industria millonaria ganando dinero de tu falta de aceptación y de amor propio. Las cirugías plásticas, cremas anti edad, productos de belleza, productos para bajar de peso, libros que te prometen alcanzar tu cuerpo ideal, etc. Esta industria ha logrado a través de todo eso vendernos junto con sus productos, también insatisfacción corporal y falta de aceptación hacia nuestro físico. 

Porque como dice la escritora Zazil Abraham, si mañana todas las mujeres nos despertáramos amándonos y aceptándonos a nosotras mismas ¿Qué nos venderían?

Por esta misma industria multimillonaria es muy difícil lograr que esta cultura de belleza y de las dietas cambie o desaparezca.

¿Pero cómo podemos hacer nosotras y qué si está en nuestras manos para lograr aceptación y amor propio? 

Hemos aprendido a alimentarnos tanto física, como metafóricamente desde el rechazo, siempre buscando nuevas dietas, métodos para cambiar o mejorar nuestro cuerpo, siempre comparando nuestro cuerpo con otros que vemos en redes sociales, aspirando a alcanzar que nuestro cuerpo se vea como el de alguien más y lo que tenemos que lograr es alimentarnos mediante el amor. Hablarnos de una forma bonita, dejar de ver el punto negro siempre, lograr ver nuestras fortalezas, poner energía en nuestra belleza interior y dejar de compararnos constantemente. 

Por lo tanto, hoy les quiero compartir diferentes ejercicios y cosas que podemos hacer todos los días para alimentar nuestro amor propio, aceptar nuestro cuerpo y lograr sentirnos cómodas en nuestra propia piel. 

1. Vivir desde el amor propio 

El amor propio es visto y vivido por cada una de nosotras de una forma distinta pero podemos empezar por preguntarnos algo que nos comparte la guía espiritual Teal Swan en un video, donde nos invita a preguntarnos todos los días frente al espejo al despertar en la mañana ¿Qué haría una persona que se ama?

Hazte esa pregunta cuando vayas a tomar una decisión, cuando tengas que poner un límite, cuando estés apunto de tomar acción, cuando te hables a ti misma y a través de esta pregunta trata de vivir todos los días.

2. Deja de compararte. 

Como dijo Theodore Roosevelt, la comparación es el ladrón de la felicidad. 

La comparación tiene el poder de hacernos sentir miserables en un segundo. Es muy difícil de lograr no compararnos con las personas del exterior ya que vivimos en sociedad, sin embargo, puedes empezar a cacharte cada vez que compararte hace que te juzgues de forma negativa a ti misma, haciéndolo consciente es más fácil cambiarlo. 

Escribe cuando notas que te estás comparando y la platica interior que se forma al hacerlo. 

Trata también de hacer un «detox» en tus redes sociales, deja de seguir todas esas cuentas que constantemente te hacen sentir mal contigo misma y sigue otras que propicien el amor propio y la aceptación. 

3. Escribe una carta de amor hacia ti, todo eso que te haría sentir mejor que alguien te diga ponlo en la hoja hablándote a ti misma como lo harías con tu mejor amigo o amiga, se compasiva contigo y pon en la carta todo eso que te gustaría escuchar cuando te sientes poco valiosa o que no eres suficiente. En la carta escribe sobre las fortalezas que tienes, lo mucho que vales, tus cualidades, pon escrito en papel que tú eres suficiente tal y como eres. 

Por último, esta carta la vas a guardar siempre y cada vez que te sientas triste e insuficiente regresa a leer la carta.

Cómo conclusión, recuerda, el trabajo interior que debemos de hacer para callar a nuestro juez interior, hablarnos de forma compasiva, amarnos más que a cualquier otra persona y aceptar nuestro cuerpo, es un trabajo difícil, de todos los días y que tiene que ir acompañado de una práctica constante. Asimismo, es importante saber que no es un trabajo lineal, que hay días que nos vamos a sentir mejor que otros y eso ESTÁ BIEN. 

Naomi Muzinek 

psicoterapia@naomimuzinek.com

Instagram: @naomimuzi

Fotos: Maud Chalard

Deja un comentario