No tienes que ser la mejor en todo, todo el tiempo: Hablemos del Burnout.

Los días de encierro han aumentado nuestra necesidad de sobre compensar la productividad y dicen varios memes virales que si no aprendiste algo nuevo o iniciaste un negocio, no podías culpar a la falta de tiempo porque simplemente nunca fuiste lo suficientemente disciplinado. 

En muchos casos, las horas de trabajo se triplicaron y la exigencia a ser la mejor, cubrir más de lo que puedes y quedar bien con todo el mundo son agotadoras. Estoy segura que tiene mucha culpa la cultura de “sobre-excelencia” la cual nos hace sentir mal si un día te detienes, si te levantas tarde por la mañana, si un día no haces ejercicio o meditas o si no eres la más productiva. 

La psicologia Sofia Azuz de Psicotacticasmx explica en uno de sus posts que existe un término muy importante que se llama: Burnout, el cual es un estado mental, físico y anímico de agotamiento y estrés por un prolongado tiempo.  A diferencia de un estrés “normal” , este te sobrepasa de tal manera que es muy difícil lidiar con el. 

Se puede manifestar en: desmotivación, ansiedad al pensar en el trabajo, síntomas físicos (migraña, problemas estomacales, etc) o con sentimientos de impotencia y culpabilidad, también se manifiesta con dificultad de concentrarse y aun en el tiempo libre, existe esa ansiedad por el trabajo y las obligaciones. 

¿Por qué ocurre? Por la falta de balance entre los diferentes ámbitos de la vida, el sentimiento de no tener control en lo que hacemos y sus resultados, la falta de reconocimiento y una mala organización. 

Suele pensarse que este tipo situaciones solo le ocurren a las personas con posiciones altas en sus empresas ya que tienen mucha responsabilidad en sus hombros, pero NO, esto nos ha sucedido a muchos y tiene un poco que ver la idea de haber dejado entrar TODO a nuestro sagrado hogar.

Hay demasiada comunicación, demasiado trabajo y se ha perdido el límite y el control de las expectativas que tenemos que cumplir. 

Un pequeño recordatorio: “No tienes que ser la mejor en todo, todo el tiempo”

Hey, se vale parar. Está bien un día levantarse tarde y no hacer una rutina de mil pasos para que te sientas bien contigo misma, se vale que no cumplas con las expectativas, que no hagas todo perfecto ni que todo en tu vida esté en completa sincronización. SE VALE. 

Estos últimos meses nos han puesto a prueba y creemos que tenemos la obligación de estar contentos, positivos y activos todo el tiempo y no, no es cierto. Los días malos llegan y se necesitan vaciar, así que si sientes dolor, frustración, angustia, estrés, enojo, tristeza.. puedes detenerte a reconocer esas emociones y ESTÁ BIEN.

Recuerda que ante todo está tu salud mental y emocional y no hay cheque, trabajo o «obligación» ya valga más que eso. 

TIPS:

-Procura balancear tu vida y tu trabajo y poner límites de horario y de trabajo, recuerda home-office no es all day office. Quizá tu horario de trabajo sea de 9am-6pm. Es complicado con la facilidad de comunicación como los son los correos y mensajes, pero recuerda que es tu horario establecido. Deja el celular de trabajo. Mañana es un nuevo día. 

-Practica Mindfulness y trabaja en meditar “ahora en el momento”. Se trata de estar presente, y pensando en el trabajo/escuela todo el día no lo estás. Busca alguna App de meditación o videos y realizalos para centrarte en el aquí y en el ahora, aunque sea por unos minutos. 

-Dedica tiempo para ti, goza el momento. No importa si es una serie, si es una power nap o una lectura de tu libro favorito, gózalo sin distracciones ni preocupaciones (también para llegar a este punto se necesita practicar jaja)

-Organiza tu día para que te de tiempo de todo

-Aprende a decir que no y aprende también a apagar tu celular y/o computadora. ¿Lo has intentado por un día completo? 

-Vocaliza lo que sientes: se vale acercarse a pedir ayuda profesional. Te ayudará mucho a descifrar tus sentimientos hacia el trabajo y lo que estés viviendo. Siempre es bueno ir a terapia, sintiéndote así o no. Es algo real, le puede ocurrir a cualquiera, sin importar la edad, el trabajo, las responsabilidades que se tengan. No estás solo en tus sentimientos. Si sientes que tus emociones te sobrepasan acude con un profesionista de la salud mental. 

Dicen por ahí que el Burnout es como cargar un vaso de agua. Los primeros días no pesa, pero al cabo de un mes… te sentirás agotado. Así que deja el vaso en la mesa, respira y recuerda que nadie se va a tomar tu vaso.

Fotos por: Alice Phoebe Lou

Texto por: Sofia Salame con información de psicotacticasmx

Deja un comentario