Luto en cuarentena

Todos hablan de estar lejos de su pareja en cuarentena, de ideas para no aburrirse en casa, de tips y consejos para organizar tu closet y tu vida, pero no todos viven el luto en cuarentena. 

Perder a un familiar en cuarentena, es by far, una de las cosas más dolorosas que he sentido, no poder cerrar un ciclo, no haberlo visto por última vez, tomar su mano y decirle “gracias” , no haber estado ahí, físicamente para acercarte a su mejilla y darle un beso… eso … eso simplemente no tiene palabras. 

Y es que estamos encerrados en casa cuidándonos a unos mismos, procurando que nada falte… pero al final sí, sí falta y se siente cabrón. Ese sentimiento de haber perdido un momento o una oportunidad y de muchos hubieras, no tiene descripción. 

He pensando mucho estos días que… al final los vales caducan, las clases y el trabajo tarde o temprano regresarán, las familias se van a reencontrar, quizá todo regrese a la normalidad… pero hay cosas que no regresan. Sentir haber dado por hecho un abrazo, una última llamada, una comida simplemente no se compensa ni por millones de cosas. 

Y es que, no importa la cercanía sino los vínculos, ni importa el espacio sino los momentos y el sentir no haber estado ahí es simplemente un luto emocional que siempre quedará en un pedacito de cada uno de nosotros. 

Creo que esta cuarentena ha sido un lapso emocional de mucha reflexión, de intentar controlarse, de controlar la ansiedad, de controlar no caer en tristezas, en depresiones, en llanto, es una lucha constante para no perder la calma y procurar mantener la cabeza positiva y ¿sabes qué? eso ya no importa. Porque he aprendido que las emociones no son estáticas, ni los tiempos son eternos y que si necesitas llorar, perder la cabeza y sentir tus penas …. SE VALE HACERLO…. porque no existe una formula secreta para sanar y estar bien, pero vale la pena intentarlo de varias formas. 

Simplemente ahora pienso en una sola cosa, no dar por sentado ni un solo instante, quizá muchos hablen de eso tanto que suene cliché, pero es real y es más real cuando te sucede. Hoy no estamos juntos para darnos las manos, compartir risas y discusiones, pero podemos estarlo, con una llamada o video llamada, con un detalle, con estar presentes de otras formas. 

Fotos por : Ekaterina Ignatova Photography

Texto por: Sofia Salame

Deja un comentario