El dolor no siempre es malo.

El dolor es silencioso, carcome hacia adentro, manifestándose como ira, como enojo, como evasión.

Pero ahí está, en las noches, a solas, donde lloras lo más quedito que puedas, para que nadie te escuche, ahí está el dolor.

Sin ruidos, encerrada en tu habitación, pidiéndole que por favor se vaya. Para que nadie se entere, para que ya no te dañe, para que no tengas que seguir sonriendo, fingiendo que todo está bien.

Y ahí está, como nubecita encima de la cabeza, pero no te asustes que sentir dolor es normal, es una señal casi tan fundamental como la alegría, una señal que nos dice que algo se ha desacomodado en nosotros, por eso no lo ahuyentes cuando lo sientas.

Pero a sufrir, a eso no le cedas el poder, deja que te duela, hasta donde tenga que doler, pero no lo alimentes, por favor, deja volar esos pensamientos, que no se queden en tu alma, que no hagan un hogar de ti.

pinterest

Deja que el dolor siga su paso, que el sufrimiento no le construya un hogar en tu corazón.

La situación está muy complicada y es normal sentir dolor, no están solas, ¿han sentido dolor últimamente? las leo en los comentarios.

Por: Jessica Correa

Sígueme en Instagram: @jesscorrr

One thought

Deja un comentario