Yo también perdí a alguien por Covid-19.

Una de las cosas más difíciles que tuve que pasar este año fue perder a un familiar por Covid-19, me arrancaron de las manos a una persona en tan poco tiempo, tan de repente, me cayó como bomba.

Van más de 20,000 muertes por esta enfermedad en México, 20,000 familias sintiendo lo mismo que la mía, un dolor mundial muy grande, si tú estás leyendo esto porque perdiste a alguien por esta pandemia, yo te entiendo.

Porque a veces solo queremos sentirnos un poco más acompañados, un poco más comprendidos, porque palabras de consuelo no hay, pero sí hay una especie de sentir que alguien más entiende nuestro sentir.

Sé que es muy difícil, que no nos dan ni opción de enterrar o incinerar, que la despedida no se pudo hacer como la persona se merecía, que no toda la familia pudo estar y que pareciera que los ritos religiosos de despedida están a medias.

Que todo mundo habla de cómo las cosas han cambiado, que las clases son por zoom, cómo las conferencias de trabajo son virtuales, pero nadie te habla de cómo las despedidas también han cambiado, que reuniones familiares por zoom se vuelven elementales en el proceso de una pérdida.

Que el duelo en aislamiento es muy difícil, que la culpa nos puede llegar a invadir, porque creemos de alguna manera que «si hubiéramos tomado medidas más drásticas» o si «no lo hubiéramos llevado al hospital» o lo contrario «si se hubiera quedado en casa».

via pinterest

Pero créeme, hiciste lo mejor que pudiste, todos estamos haciendo lo mejor que podemos, que nuestros familiares siempre estuvieron en las mejores manos y que siempre supieron el cariño que les tuvimos.

Esta es una situación anormal, así que como decía Viktor Frankl, las reacciones anormales en situaciones anormales, resultan normales. No te culpes por nada de lo que sientas tampoco, estamos en una situación muy difícil y todos hacemos lo mejor que podemos.

Estamos en aislamiento, sí, pero no emocional, podemos recargarnos en videos, en recuerdos, en grabaciones de audio, cosas que nos hagan sentir acompañados en esta época.

Y si no es tu caso, si tú no has perdido a nadie, pero conoces a alguien que ha perdido a algún amigo o familiar, te dejo una lista de frases que no ayudan y que sí ayudan.

Frases que NO ayudan

Sé fuerte. 

Anímate por tus hijos. 

Distráete.

Trata de no acordarte.

No llores, no lo dejas descansar.

Frases correctas

“No es necesario que me contestes si no tienes ganas, solo quiero saber cómo te encuentras y que sepas que estoy disponible si quisieras hablar” 

 “Solo quiero que sepas que estoy aquí para ti”.

“Me hubiera gustado estar acompañándote en este momento, pero aunque no esté físicamente, te acompaño y te tengo presente” 

“Si necesitas que hablemos, puedes llamarme en cualquier momento”. 

“Te volveré a llamar por si quieres hablar, también podemos compartir un silencio” 

“Haremos una pequeña ceremonia en casa para acompañarte en tu dolor” 

“Siento mucho por lo que estás pasando”. 

“Me gustaría mucho poder decir algo que alivie tu dolor, pero no encuentro las palabras. Quiero que sepas que estoy aquí y que pienso en ti a menudo.” 

Es un proceso muy difícil, pero recuerda que el aislamiento no es emocional, que la pérdida de un familiar necesita ser compartida, acompañada y sostenida con abrazos y miradas de apoyo, con palabras cariñosas y silencios respetuosos.

Por: Jessica Correa

Instagram: @jesscorrr

Anuncios

Deja un comentario