Querido Ex.

Si me costó tanto decirte adiós, fue porque cuesta mucho trabajo encontrar con quién decir «sí», me arriesgo, lo doy todo. Y aún así cuando pasa cada mil años, tiene ese riesgo de terminar con todo roto -como nosotros-.

Y no, no te quiero convencer de que te quedes a mi lado, esta no es una declaración de un -todavía- te amo, esta es más bien una explicación, el portazo que se da antes de que me vaya.

Porque te metí en todos mis futuros, y aunque cambiaba de parecer en todo, el lugar, el trabajo, la casa y hasta el perro, siempre estabas tú.

Pinterest

Y aunque ya terminamos me quedé con la sencación de que nos faltaron cosas, desayunos en casa de tu abuela, comidas con mis padres, idas al teatro, salidas a tomar un café, porque nos quedamos con las listas inconclusas.

Nos quedamos con las ganas de llenar los cajones de ropa nuestra, de tocarnos más, de contarnos la mitad de los lunares que todavía no habíamos descubierto, de morirnos de la risa en medio del sexo, de mirarnos con los ojos color de luna.

Nos faltaron cosas y al mismo tiempo nos sobraron otras – las que nos separaron-.

Pero aunque no estemos juntos nos quedamos a deber muchas cosas que otros nos pagarán.

Pinterest

Porque aunque nos fuimos, después de nosotros sí hay amor, solo que no tiene tus manos, ni me mira como tú, ni sus besos saben a los tuyos.

Y aunque yo lo que quería era hacerte feliz, ahora solo me toca olvidarte.

lee más en @jesscorrr

Por: Jessica Correa

One thought

  1. ¡Muy bueno! Yo también lo metí en todos mis futuros y lo tuve que olvidar… al final se siente como un duelo, por que se ha muerto algo, el sueño que nunca ocurrió.
    Un saludo!!!

Deja un comentario