Los perritos también son héroes en la cuarentena.

Le cuento a mi perro que ya no sé que hacer con mi ansiedad, que siento una impotencia porque mis movimientos están restringidos, porque mis ingresos son limitados y porque el futuro es incierto.

Él mueve el rabo.

Y yo lo quiero tanto, que no me siento su ama.

Él se siente libre, va de un lado a otro por esta casa con total libertad.

Y cómo lo disfruta.

A veces quisiera ser como él, y ser más feliz con las pequeñas cosas.

Que para él estar en casa siempre fue felicidad, siempre fue un refugio,

porque duerme sin miedo, porque sueña con ser lobo.

Y qué bien se le da ser feliz, que bien se le da amar.

Tengo tanto que aprender de ti lobito.

Lee más en @jesscorrr

Por: Jessica Correa

Deja un comentario