El machismo: La pandemia que no cesa.

Desearía, por un día, que todo esto cambiara, que no hubiera gente sufriendo, que no hubiera muertes, que no hubiera recesión, que no hubiera dolor. Es un deseo que tengo ferviente para todos y todas.

Sin embargo, en México llevamos ya más de 600 feminicidios en lo que va del año, las llamadas por violencia intrafamiliar se dispararon, los refugios están al 80% de su capacidad, y aún no cuentan con el presupuesto para poder atender a todas las víctimas, a sus hijas e hijos. Hace unos días, el 2 de abril para ser precisa, entraron a una casa, en donde estaba una niña haciendo cuarentena, la violaron, y la asesinaron mientras su madre salía por víveres.

Llevamos más de un año viendo como este gigante crece y crece sin repercusión alguna, dejando atrás miles de niños y niñas sin madres. sin hogar, sin destino. A esta pandemia no le han encontrado cura, vacuna, tratamiento, nada en absoluto, y la justicia parece hacerse la ciega, aunque no sorprende en un gobierno en donde no ha habido ni condolencias, ni respuesta, ni interés entero por solucionar la violencia de género con esfuerzos del gobierno. Lo único que se pide, es que haga cumplir la ley, que no sean corruptos, que exista sanción dura en contra de los y las criminales feminicidas, y que se apoye a este problema social.

Hace apenas unos días la Red Nacional de Refugios pidió que se firmara una petición para que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público pudiera liberar el presupuesto etiquetado cómo «Subsidios para Refugios y Centros de Atención Externa de Refugios para mujeres víctimas de violencia», el cual fue aprobado, pero aún falta que hagan entrega de los recursos, para lo cual se estableció la fecha límite de la primera quincena de abril. El reloj avanza, y la violencia continúa.

De acuerdo a Wendy Figueroa, directora de RNR, la ocupación de los refugios está en 80%, mientras que las solicitudes para que les den asilo a mujeres, aumentó un 30%, con causas como: problemas económicos, presión, y aislamiento. Otro factor importante es que se reporta la suspensión de labores del 84.4% de las actividades de los Poderes Judiciales, lo cual vuelve mucho más difícil el acceso a la justicia y denuncia.

Las activistas y feministas han puesto todo lo que está en sus manos para poder crear espacios y ofrecer herramientas a la población para combatir el problema, desde asistencia psicológica en línea, citas terapéuticas vía Whatsapp, y grupos de trabajo psicológico.

Esta iniciativa es de la Red Nacional de Refugios:

Esta iniciativa es de la Colectiva de Las Brujas Del Mar:

Algunos de los casos reportados en estos días:

Así mismo se hizo conocimiento de diferentes medidas que podrías adoptar en caso de que alguien más esté en peligro:

Es importante que si tú te sientes en peligro, hagas una red de apoyo con gente de tu total confianza, desarrollen un lenguaje para que en caso de que alguna corra peligro, sepan que es momento de llamar a la policía.

  • Algunos ejemplos: Ten los contactos de tus familiares, amistades, la policía, y los refugios a la mano, apúntalos en diferentes sitios y déjalos escondidos por toda la casa en caso de que te quiten el celular.
  • En este grupo adviertan que cada hora harán check in para saber que todo está bien, si pasa más del tiempo establecido, tomar medidas como llamarle a tu amiga o familiar, si no responde, llamar a la policía.
  • En caso de que no te quiten el celular, acordar un emoji, o una frase que solo sepa tu grupo de confianza, para que entonces puedan ir a tu rescate, y llamar a la policía.

Ojalá un día no tengamos que publicar medidas preventivas, y que esto solo pase la historia. Sabemos que queda demasiado camino por recorrer, pero mientras, esto es lo que podemos hacer. Apoyarnos, escucharnos, estar al pendiente, y cuidarnos.

Texto de Arte Jiménez

Deja un comentario