10 mil veces mejor

Sé cómo te sientes, sé como a veces el mundo se te viene abajo, lo sé. 

Sé perfecto cómo se siente que todos estén en tu contra, incluso la misma persona del espejo. 

Lo sé querida, lo sé. Sé que las heridas duelen, que el pecho arde, que los espacios se agrandan y que muchas veces quisieras que te trague la tierra. 

Sé que quieres irte después del sol, que tus sueños a veces te cuentan mentiras, que tus pasos no te dan orden. 

Pero a partir de hoy quiero que sepas algo. 

Eres grande. Eres grandísima. Eres magnífica. 

Porque hasta los mejores textos tienen faltas de ortografía. 

Porque hasta las mejores canciones tienen una dedicatoria difícil.

Porque hasta los momentos más perfectos están llenos de imperfección. 

Y no. 

No vengo a decirte que eres perfecta. 

Vengo a decirte que eres involuntariamente única, grande, especial. 

Eres diez mil veces mejor que todo lo que te dijeron que eras. 

Eres diez mil veces mejor que lo que te dice el reflejo en el espejo. 

Eres diez mil veces más especial, más increíble y más fuerte de lo que alguna vez pudiste ser. 

Eres potencial. 

Eres luz. 

Eres tanto, que hasta pudiera cansarme de decírtelo. 

Eres,

en todos los momentos en los que crees que no debes estar.

Eres,

incluso cuando no crees que no perteneces, o que no mereces….

Y no sientas vergüenza si no estás donde quisieras estar, ni tampoco si no eres lo que creías que ibas a ser o si no has logrado toda tu lista de sueños. 

Ahí vas, hay tanto que recorrer. 

Y podrás tener miles de defectos, momentos incomodos y situaciones que crees no poder resolver, pero siempre que eres diez mil veces mejor de lo que tu mente te dice. 

Por: Sofia Salame 

Solenne Jakovsky

Deja un comentario