Tú eres mi aleluya.

Dicen que las mejores personas llegan a tu vida cuando eres un caos, ahí estuve yo, ahí estuviste tú, aquí estamos los dos, queriéndonos como pocas veces se quiere en la vida: sin miedo, olvidando el pasado, sin mirar atrás; así es como sé que eres tú y nadie más, porque nunca antes sentí tantas ganas de comenzar de nuevo, hasta que llegaste tú.

Y ahora no tengo más que ganas, ganas de quedarme contigo y quererte con paciencia, sabiendo que eres diferente a mí y que venimos de lugares diferentes, pero a partir de aquí, nuestro destino es el mismo: nosotros.

4

Hoy decido renunciar a mi egoísmo, a pensar únicamente en mi beneficio, hoy decido tomar la decisión que la humanidad teme tomar: enamorarme; despacito, poco a poco, lento, porque vamos lejos.

Jamás pensé decir esto, pero les aplaudiría a todos los hombres que me lastimaron y salieron de mi vida, les aplaudiría en este momento por el simple hecho de convertirme en lo que soy, y por haber dejado el camino libre para encontrarme contigo. Porque hoy sé querer mejor, hoy estoy lista y el camino lo quiero recorrer contigo.

2

La vida es demasiado corta como para ser cobarde y no decirte que pienso en ti más de lo conveniente, que te quiero, que he intentado guardar esto en un cajón y quemarlo, pero lo que siento es demasiado grande. ¿Qué estamos esperando? Si cuando tú estás conmigo y yo contigo, no hacen falta las palabras para saber todo lo que los ojos dicen a gritos.

Hoy es nuevo día y quiero empezarlo contigo porque ya no hay vuelta atrás, eres el riesgo que decidí que valía la pena tomar. ¡Al carajo! La gente puede decir que el amor no existe, pero yo siempre he sido necia y he creído que sí existe, y yo quiero ser lo suficientemente valiente como para entregarme de nuevo.

3

No importa cuántas vueltas haya dado la vida, nos encontramos para que tú me mejoraras y yo a ti. Tú llegaste a recoger los pedazos, los has colocado en desorden, pero en un mejor lugar, me has reinventado; me he dejado de sentir yo, porque cuando estoy contigo, me convierto en alguien mejor.

Estando contigo lo único que quiero hacer, es sepultar los miedos que mis amoríos pasados sembraron en mi cabeza.

Eres penicilina para mi alma.

Eres la respuesta a mis plegarias.

Eres el deseo que pedí hace un año en mi cumpleaños cuando soplé la vela.

Eres la brisa del mar de verano que se adhirió a mí y a mi piel.

Eres cientos de cosas, entre ellas, el hombre que despertó a mi corazón dormido.

Y el mundo podrá decir que son ilusiones, pero tú eres mi aleluya.

Aleluya porque estamos juntos en el mismo barco, y si se inunda y comienza a hundirse, nuestro amor es el salvavidas.

4

El corazón y la razón han cedido y por primera vez están de acuerdo: yo te quiero de manera responsable. Te quiero para hacerte feliz, sin reclamos, con pequeños disgustos y besos de reconciliación; para hacernos crecer el uno al otro, no para atarnos las alas.

El corazón y la razón se han puesto de acuerdo, a mi cabeza le gusta pensar en ti, y a mi corazón le gusta quererte. No hay más, ni nadie más. Hoy elijo dejar de tener miedo, y elijo tenerte a ti, a mi lado.

Texto por: Arte Jiménez

fotografía por: Independence Photography

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario