Lo que no sabías: los cosméticos también contaminan.

Sí, leíste bien, no es ninguna mentira… Nuestros amados cosméticos, esos que nos hacen ver divinas y fa – bu – lo – sas, no son tan amigables con el medio ambiente; no solo porque algunos vienen en empaques que no son biodegradables, o que aún hacen uso de plástico, sino que, los contaminantes están dentro del mismo producto.

Los elementos contaminantes que contienen los cosméticos son nada más ni nada menos que microplásticos, los cuales son partículas de polímero sintético, microscópicas, es decir, de menos de 5 mm; lo peligroso y dañino de todo esto es que es muy difícil que sean eliminados, además de que su liberación al medio ambiente no es controlada adecuadamente.

Desgraciadamente son usados en detergentes, exfoliantes,pasta de dientes, cremas, maquillaje, etcétera. La cantidad de plástico con la que vivimos no solo se reduce a envases, bolsas, o popotes, sino también en aquello que ni siquiera podemos contar. Su uso es generalmente para dar textura, función, e incluso olor.

La Agencia Europea de Productos Químicos (ECHA, por sus siglas en inglés) fue la encargada, a principios del pasado año, de investigar al respecto por indicación de la Comisión Europea: ¿cómo podríamos limitar, e incluso eliminar, los microplásticos de todos estos productos?

National Geographic

Al realizar un estudio encontraron que los microplásticos se concentran en lodo de aguas residuales. Ahora, también son usados en fertilizantes, por lo que existe la probabilidad de que se acumulen en zonas terrestres, y se dice que la menor cantidad va al medio acuático.

la ECHA presentó una propuesta de restricción de estas partículas, agregadas de forma intencionada a los productos. En el comunicado, la Agencia afirma que ‘si se adopta, la restricción podría reducir la cantidad de microplásticos liberados al medio ambiente en la Unión Europea en alrededor de 400 mil toneladas durante 20 años’.

National Geographic

¿Lo alarmante? Que los microplásticos ya se encuentran en nuestros cuerpos como consecuencia de la contaminación en la cadena alimentaria.

Después de analizar 102 alimentos de origen marino, un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios descubrió el pasado mes de agosto la presencia de microplásticos en el 69% de ellos. También se han encontrado en la sal, sí en la SAL, La Universidad de Alicante afirmó que fueron descubiertas de 60 a 280 micropartículas por kilo de sal en todos los tipos estudiados, ese mismo estudio fue realizado por Greenpeace Asia e investigadores de Corea del Sur.

La restricción será trabajada hasta el 2020 con la esperanza de que sea apoyada por la Comisión Europea, pues esto implica cambiar el modo en que se producen ciertos productos, tendría un impacto económico, sin embargo, de no cambiar nuestros hábitos de producción y consumo, para 2050 el océano azul y puro será un recuerdo.

Texto de Arte Jiménez

Sígueme en Instagram @artejimenez

Facebook: Arte Jiménez

Fotografía de Joanna Kosinska en Unsplash

Anuncios

Deja un comentario