Consejos para sobrevivir tu primer día en tu nuevo trabajo

Los nervios y la emoción se despiertan dentro de nosotros, cuando sabemos de antemano que nos espera un día lleno de misterio, porque nuestro nuevo empleo es algo que, aunque ya sepamos lo que haremos, no sabemos a ciencia cierta entre quienes estaremos.

En lo personal, las relaciones humanas me ponen de nervios, no soy la mejor acercándome a establecer conversación, a veces, simplemente busco ahorrármelo, pero desde que tuve que comenzar a tener acercamiento con la gente, me di cuenta que no era algo de otro mundo..

1 Sé amable.

Hay algo que siempre recuerda la gente; tanto a las personas jetonas y groseras, como a las «buena onda», no se trata de que seas monedita de oro para que todos te quieran, sino de poder mantenerte en un estado neutro. Es mejor ser la persona que simpatiza con todos, a ser la persona que termina aislada.

2. Date tiempo.

Al entrar a un establecimiento completamente nuevo es obvio que resentirás el cambio, o que a veces te sientas fuera de lugar. Es normal. Todos hemos sido la nueva en la oficina, es complicado al principio para quienes carecen de habilidades sociales, pero en lo que las desarrollas, solo vive el día a día.

3. Evita el chisme.

Si algo he aprendido es que cada lugar tiene a alguien chismoso que pasa el recado al jefe, que está al pendiente de los demás, o que nada más busca sacar los detalles más jugosos de tu vida. No lo hagas. Siempre mantén discreción en tu trabajo, no todos quieren saber que te está yendo mal para ayudarte. Ten cuidado.

4. Lleva tu propia comida.

Quizá sea algo obvio, pero es importante recalcar las razones para hacerlo: ahorrarás dinero, y además estarás ayudando a la ecología a que no te sirvan en desechable. También puedes cargar tu propio café y agua.

5. Siempre sé puntual.

La puntualidad, aunque no a todos se les da, habla bien de una persona. Habla de su compromiso y de su entusiasmo por aprender. No subestimes el poder que tiene el estar a tiempo y con anticipación, a la hora de un ascenso, promoción, o bono.

6. Trata de mantener tus relaciones fuera de la oficina.

Ya es algo cliché que entre las personas de una oficina, surja el romance, o las aventuras de un rato. Sin embargo, un pequeño consejo es que mantengas tu vida sexual y emocional fuera del trabajo, algunas empresas tienen políticas al respecto, pero por otro lado, esto puede afectara a tu rendimiento, así como propiciar que se genere tensión en tu lugar de trabajo. Evita eso, nunca sabes el desenlace que pueda tener.

7. Lleva una agenda.

La organización es sumamente importante para el crecimiento laboral, por lo que, siempre tener anotaciones sobre pendientes y avances, te permitirá tener la cabeza concentrada en cumplirlos al pie de la letra, sin que algo falte.

8. Procura estirar las piernas.

En la mayoría de los trabajos es necesario estar sentado por largos lapsos de tiempo haciendo que nuestro cuerpo esté en reposo mucho tiempo. Usa las escaleras en vez del ascensor, o simplemente sal a caminar 15 minutos antes de tu hora de comida, o cuando sea pertinente. No dejes que tu cuerpo se duerma.

9. Hidrátate.

Mantenernos hidratados hace que nuestro cuerpo y cerebro trabajen de mejor manera, es como poner gasolina al auto, sin ella, nuestro cuerpo no responde como debe.

10. Goza.

Entrar a un nuevo empleo puede darnos nervios, pero, lo increíble de todo esto es que nos va formando como profesionales. Nunca deja de existir esa cosquilla cuando estamos en nuevos lugares, con nuevas personas, y es algo que hay que aprovechar.

Tú tienes la capacidad y el conocimiento para poder hacerlo, no por nada estás dando este nuevo paso, o estás a punto de darlo. Confía en ti.

Texto de Arte Jiménez

Sígueme en Instagram: @artejimenez

Sígueme en Facebook: Arte Jiménez

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario