Ahorra para poder emprender la vida que deseas

Existe un consejo que me hubiera gustado saber antes: nadie puede depender del sistema económico de un país tercermundista. Vivimos al borde de la incertidumbre; actualmente, el salario mínimo no alcanza ni para comprar una canasta básica en el super. Los gastos suelen ser: renta, comida, servicios como agua, gas, teléfono, internet, servicio de cable, colegiaturas, gasolina, y si sobra algo… Entretenimiento. ¿Cómo saber qué vale la pena a la hora de sacar la tarjeta o el monedero?

Vivimos en un continente con hábitos de consumo que no son tan sanos, ni para la salud del planeta, ni para la de tu billetera. Queremos el último celular de moda, la computadora recién salida del horno, ropa cada temporada, accesorios al por mayor, comida deliciosa para saciar la gula, y llenarnos de cosas innecesarias que vemos en Miniso, cuando lo único en lo que deberíamos estar haciendo es invirtiendo en nuestro propio bien.

¿Te has preguntado qué pasaría si mañana te corrieran de tu trabajo? Es algo que podemos ver lejano, sin embargo, en muchas ocasiones somos desechables. Por lo que, si eres joven y tienes ganas de crear algo, no dejes de hacerlo. La vida del emprendimiento es dura, pero te estás asegurando a ti misma/o, que en un futuro podrías no depender de nadie, sino exclusivamente de ti.

Trabajo como freelance:

Es una buena fuente de ingresos la cual puedes aprovechar que se rige bajo tus tiempos. Puedes estar trabajando en una empresa, pero si los fines de semana o saliendo de ahí, destinas un rato a otras actividades que te dejen dinero, estarás dando un paso adelante.

Sacrificio y gastos fantasma:

Muchas veces queremos darnos ciertos lujos, pero recuerda: no hay mayor lujo que la vida que tanto anhelas. Sal a la calle sin billetera o con muy poco efectivo, deja de gastar en cafés, en botana, en cosas que te satisfacen en el momento, pero van dejando huecos en tus finanzas.

Hobbies:

A veces destinamos algo de nuestro tiempo libre a crear o hacer actividades alternas a nuestra rutina. ¿Sería posible que ganaras dinero con ello? Sería una manera de profesionalizar una rama de ti, que además te permitiría crecer económicamente.

Visión:

Piensa que si no trabajas duro ahora, podrías llegar a tus 40 lamentándote por las decisiones que no tomaste hoy. Incluso si eres mayor de 40 años, nunca es tarde, solo elige sabiamente, proyecta la vida que deseas.

Cuota fija:

Mensualmente hazte el propósito de no tocar cierta cantidad de dinero de tu salario fijo, y procura que sea así durante el año. Procura que el cambio que traigas, de no ser usado, depositarlo en una alcancía. Así, cuando sea diciembre, tendrás un «guardadito».

Presupuesto fijo:

Arma un presupuesto de gastos domésticos que cubra lo verdaderamente esencial e importante. Cubre los gastos que realmente son necesarios y procura no rebasar la línea. Ahora, podría haber cosas que estén inflando tu presupuesto, ¿Tienes plan de renta telefónica celular? Quizá debas bajar de paquete y así ahorrar algo de dinero.

Inversión:

¿Cuál es tu sueño? Aterrízalo. Ahora, arma un presupuesto, ¿Qué necesitas? ¿Cuánto cuesta? ¿En dónde puedes conseguirlo? ¿En qué época del año te conviene llevarlo acabo? Una vez que tengas todo un presupuesto desglosado, es momento de poner ese dinero guardado a moverse.

No estamos diciendo que de vez en cuando no cedas ante un pequeño lujo, un antojo, una salida, pero siempre recuerda medir el dinero. Todo está en saber manejar las cosas con equilibro: lo que hoy gasté, mañana no.

Sin duda, haber aprendido de economía y finanzas básicas desde niños, hubiera sido de gran ayuda, pero algunos no tuvimos esa suerte, la visión, y algunos ni quisiera tuvieron la suerte de asistir a la universidad. Por lo tanto, queremos darte consejos que te ayuden a mejorar.

Texto de Arte Jiménez

Instagram: @artejimenez

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario