¿Qué querrás decirme con tu cuerpo que no eres capaz de hacerlo en palabras?

Pues todo y nada. 

Hoy descubro que nunca me había sentido tan vacía y tan llena de desesperanza al mismo tiempo. El físico es tan solo la portada de un mundo de sentimientos que siempre se reflejan en cada centímetro de nuestros cuerpos y aun así son tan importantes para muchos, tanto hasta dejarlos vacíos.

Cuando no logras sobreponerte a las adversidades y parámetros de la vida, caes. Grandes cantidades de ansiedad, tristeza y frustración se mezclan con una profunda depresión que no te deja salir de tu cama, pero que al mismo tiempo tiene a tu mente trabajando 24/7.

Empiezas a perder gente, y ese miedo que le tienes al abandono te lleva a alejarte de todo contacto humano. Te aferras a esos pocos vínculos que te conectan con la vida, a esa gente maravillosa que por alguna razón apareció en tu camino como una bendición. Y ahí decides depositar toda tu energía, confianza y amor.

Pero te sigues aislando, cada día un poco más, y buscas vivir en un estado de pasividad emocional permanente, para no volver a sentir el dolor que alguna vez inundó tu corazón. Y así, poco a poco te pierdes de la vida, y de todo lo que ésta tiene para ofrecerte. De modo que le das la bienvenida de regreso a la anorexia, a ésa enfermedad oportunista que siempre encuentra la manera de enriquecerse de las peores situaciones.

Es interesante que la necesidad básica de cualquier ser vivo sea alimentarse, pero es aún más impactante tratar de entender que un ser con conciencia, capaz de razonar y reflexionar decida dejar de comer. ¿Qué puede ser mejor ejemplo de la autodestrucción?

Caer no es una decisión pero permanecer en el suelo sí lo es. Se vale sentirse mal, pero es responsabilidad de cada uno de nosotros encontrar la fuerza necesaria para volver a la vida, para volver a sentirnos bien y salir victoriosos una vez más.

Ya no te asfixies es estándares que se refieren a la belleza o a la perfección, ya no te atores en ideales falsos de personas que llenan sus vidas de filtros, likes comprados y patrocinios de marcas plásticas, ya no te veas feo en el espejo, eres mucho más perfecta e increíble de lo que crees. YA BASTA. Está en ti medirte y cuidarte con amor, respetarte y esperarte en un futuro.

No eres tu anorexía. No eres tus problemas alimenticios ni tampoco tus inseguridades. Eres lo que puedes ser, lo que sueñas y por lo que luchas. Ánimo, que tu puedes.

Colaboración por: Fundación Alimentando el Alma

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario