La razón por la cual eres fea

Te levantas, tienes el abdomen desinflamado, y aunque no es tu mejor look, te sientes bien. Abres Instagram y no importa que tantas frases de autoestima hayas leído antes, ves una foto de una muchachita en bikini luciendo impecable y automáticamente sientes que eres fea.

No eres la única, es algo que se ha vuelto mucho más rutinario de lo normal y tal vez lo más triste es como han evolucionado las redes para ir en contra nuestra. Hemos convertido todo en consumismo. Por eso queremos vernos con el cuerpo que todo mundo aplaude, alude, y anhela. Quieres verte sin un solo grano, quieres tener cintura de avispa, quieres un trasero de melocotón, y de paso una cejas bien pobladas. Simple y sencillamente porque eso se consume, eso vende.

¿Recuerdas haber deseado eso de niña? ¿Recuerdas haber mirado hacia otra dirección sintiéndote acomplejada porque en la pre primaria no tenías el «perfil de una modelo»? ¿Recuerdas haber sostenido la mirada contigo misma en el espejo deseando ser más como alguien más? A los 5, 6, 7, 8, estábamos ocupadas siendo quienes éramos, no sabíamos bien como era el mundo de los prejuicios.

De pronto creciste y dejaste de gustarte, dejaste de quererte; comenzaste a criticarte, a desprestigiar todo rincón de tu cuerpo. ¿Por qué? Porque los medios poco a poco te dijeron que para poder adquirir aprobación y atención tenías que ser más rubia, tenías que ser más alta, tenías que tener nariz pequeña, y un cuerpo delgado.

Con la llegada de las redes sociales todo cambió, y aunque fueron creadas con un propósito que quiero creer es mucho más trascendental, se ha convertido en un catálogo de falsedad. Ves a las modelos de Instagram y quieres todo: el coche, la casa, el dinero, el cuerpo. Todo se ha convertido en contenido aspiracional – banal, y existen pocos espacios aspiracional – motivacional.

Sigues a todas las cuentas de mujeres que posan delante de la cámara, reciben regalos de marcas, y se hacen llamar «influencers» que solo generan presión en las adolescentes al querer lucir como ellas. ¿Quieres saber por qué jamás serás como el contenido que ves en Instagram? Porque tú eres real.

De ningún modo este post se trata de tirar odio a otras mujeres, sino de dejar de normalizar el estilizarnos de manera falsa con tal de pertenecer, adquirir aprobación, menos la propia.

La razón por la que eres fea es porque no has usado Facetune o Photoshop. Porque tú posteas la foto del domingo en la comida de la abuelita, y eso está mejor que vivir en el engaño de mostrar algo que no eres en realidad.

¿No me crees? Bien, ve las siguientes imágenes con y sin edición, con la mentira y la realidad.

¿Por qué editar así tu cuerpo? Lo peor es que no lo necesitan porque son demasiado hermosas.

Engañar a los demás tiene su costo, pero, engañarte a ti misma autoeditando tu cuerpo minimizándolo, deshaciéndolo, solo habla de la carencia de valor propio. Habla de la ausencia de buenos parámetros en cuanto a admiración y respeto, esos van hacia personalidades que logran cambiarnos para bien.

No te dejes absorber por estándares falsos que realmente nadie cumple, porque la belleza es diversidad, belleza es la que creamos al poder vivir en armonía con nuestro cuerpo y quienes somos en nuestro interior. Esto no quiere decir que no debas cuidarte, al contrario, quien se ama y se respeta tiene en cuenta que cuidar de la salud de su cuerpo no implica obsesionarse con perfección, con lucir sin una sola estría. ESO NO EXISTE.

Así que ve, sé feliz con lo que tienes, porque todas batallamos la misma lucha sin darnos cuenta. Abraza tu cuerpo, come tu verdura, corre 30 minutos, y arréglate para ti.

Texto de Arte Jiménez

(@artejimenez en Instagram)

Post inspirado en el vídeo «The Reason Why You´re ugly» de Clariz

Fotografías de @celebface y @truthaboutfaves

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario