Me rompió la vida, por eso decidí hacerme esta carta.

No lo podía perdonar.

Creo que todos hemos tenido “esa” vez en la cuál sentimos que algo se nos rompió, el corazón, el alma, la vida, todo.

Y es que a todos nos han roto un poco la vida, por eso decidí hacerme esta carta, después de lo que me paso justo después de que me rompieron, para no caer en el resentimiento.

Porque muchas veces, me quitó el sueño pensar “por qué si yo había sido tan buena contigo, me habías pagado así”, porque muchas veces no dejaba de pensar si las cosas hubieran sido diferentes, porque trataba y trataba pero no podía dejar de preguntarme, por qué la vida había sido tan injusta.

Eso… injusta, quería hacer la justicia por mi parte, por esa pérdida, de lo que alguna vez fue mi alma intacta y que alguien más, así como así, llegó a romper.

Pero me di cuenta, que debía dejarlo ir, primero, para no estar cargando con lo que ya pasó, segundo, porque tenemos que aceptar que hagamos lo que hagamos, el pasado no va a cambiar.

Que hay facturas que nadie te va a pagar y que no puedes cambiar lo que ya pasó.

Tenemos que aceptar que las cosas fueron como fueron, aunque no terminaran siendo lo que quisiéramos.

Pero sobretodo, que hacer “justicia”, no nos va a dar paz.

Y al final es lo que buscamos, creemos que vengarnos nos va a hacer más fuertes, pero no nos damos cuenta que perdonar no nos hace débiles y mucho menos va a provocar que la persona vuelva a nuestra vida.

Hazlo por nosotras, porque hoy somos más fuertes, olvídemonos del pasado y celebremos quien somos hoy, porque gracias a esos errores y aciertos sabemos lo que sabemos y hay errores que no vamos a cometer otra vez.

Por: Jessica Correa

Instagram: Jessicanphoto

Ilustraciones: Go flores Go

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

One thought

Deja un comentario