No fue tu culpa, ni la mía.

“Él nunca me decía que me quería”

“Hacía todo por ella y nunca estaba contenta”

Por esa y otras 20 razones cortamos.

Por nuestras versiones diferentes, porque vimos la misma película y al final no se parecía.

Porque nos enfocamos tanto en lo que nosotros pensábamos, sentíamos y queríamos, que no nos dimos cuenta, que el amar a alguien implica aprender a hablar su idioma.

Porque fuimos necios, porque no pudimos entendernos, porque intentamos poder querernos, pero nunca supimos cómo.

Entonces, no fue tu culpa ni la mía.

Fue que cuando éramos pequeños nos enseñaron a hablar diferente, a abrazar diferente, a querer diferente.

Fue que cuando tu mamá te explico qué era tratar bien a una mujer, no se parecía ni un poco a lo que me dijo la mía.

Fue que tu mente y la mía nunca vieron las cosas igual.

Fue que asumimos en vez de preguntarnos cómo se sentía el otro,

Fue que el amor no bastó para que nos sintiéramos amados,

Fue que no nos dimos cuenta que…

Lo mas importante no es el «yo también te quiero» sino el «yo también me siento querido por ti».

Por: Jessica Correa

Fotografía: Go Flores Go

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

One thought

Deja un comentario