A mis amores mediocres y amistades caducas

Muchas gracias, pero ya no;

No quiero seguir esperando a que llames,

Tampoco quiero seguir esperando a que me des mi lugar.

No voy a sentarme a ver como destruyes mi autoestima.

Me cansé del turismo emocional,

Que solo estuvieras cuando necesitabas descanso.

Me aburrí de tu dinámica de cercanía – lejanía conveniente;

Que dejaras de hablar conmigo,

Pero tiempo sí había para el café con mi novio.

Ni un segundo más en mi reloj para ti.

Gracias, pero ya no necesito que te quedes,

Que me digas que me amas

Y jamás lo demuestres.

Que andes por ahí bautizando

Mi amor como obsesión o trauma.

Después de todo me comparas con otras,

Y eres tú el que dijo que me amaba.

Ni un minuto de silencio invertido en ti.

Ya no quiero más rumores, ya no quiero seguir

Debajo de la lengua de la gente

Que solo sabe criticar:

Que si mi novio,

Que soy mucho para él,

Que sigue queriendo a su ex,

Que si el pasado, el presente,

Yo solo cuento el futuro.

Ni un rumor más.

Gracias por inventar que nos besamos,

O como vulgarmente dices “nos agarramos.”

Ahora me doy cuenta que lejos de ser tu amiga

Con la que querías tomar tequila,

Era la fantasía con la que te ibas a la cama

En tu volátil cabeza.

Ni una noche más de pensamientos turbulentos.

Las palabras se las lleva el viento,

Y el viento siempre viene conmigo;

Me cuenta historias de quien sí y quien no…

Después de un año desastroso,

Cuento a mis amigos y me sobran

Más de la mitad de mis dedos.

Ni un lamento más.

Siempre a la disposición de los demás,

Contando las horas para ver

A quien se olvidó de llamar

Cuando más lo necesitaba.

Yendo y viniendo sintiéndome incompleta;

Cuestionándome si algo había sido mi culpa,

Si había hecho algo mal.

Pero ya aprendí que hay gente que es mierda,

Y no hay nada que cambiar.

Que mientras eres útil, ahí están.

Cuando dejan de necesitarte, se van.

Ahora lo sé,

Ni términos medios,

Ni amigos falsos,

Ni amores mediocres,

Ni promesas incompletas,

Ni mentiras piadosas,

Ni mirarme con lástima en el espejo.

Y por eso festejo a quienes están,

A quienes no se han dado la media vuelta;

A quienes llaman,

A quienes agradecen, yo les agradezco.

Y me festejo a mí,

Porque por fin soy incondicional

Con quien soy.

Porque ya no estoy dispuesta

A sacrificar mi paz mental

Por personas de medias verdades.

No importa quien venga o quien se vaya,

Yo estoy tranquila porque finalmente,

Nunca estuve, estoy, ni estaré sola.

Texto de Arte Jiménez

Instagram: @artejimenez

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

16 thoughts

Responder a Fer Cancelar respuesta