Mi hermana fue víctima de bullying, esto sucedió:

“Miren, ella es la que va a estar encargada de limpiar el salón cuando la fiesta se acabe”, mi mamá me leyó aquel mensaje proveniente de un grupo de Whatsapp abierto por una niña llamada Sofía, quien realmente no conocía a mi hermana, pero había tomado la decisión de lastimarla. Así, nada más. Mis mejillas enrojecieron y sentí una gran impotencia de no poder golpear a la niña, que, además, no pasaba de los 16 años, ¿Para qué la golpearía?, ¿Para caer tan bajo como ella? No, definitivamente no era la opción.

Mi hermana es rubia, de curvas prominentes, con un corazón muy noble, que se vio afectado por recibir insultos como: “Oye menonita, ¿Para cuándo traes los quesos?”, “Tus nalgas son falsas”, dichas oraciones comenzaron a ser parte de la vida cotidiana de mi hermana, sin ella haber hecho algo que pudiera provocar que las personas le hablaran así. Lo peor quizá es que todo esto sucedía debajo del techo de una escuela católica, donde los docentes y los estudiantes comenzaban su día rezando y lo terminaban destruyendo la autoestima de una niña; nunca he comprendido eso de la gente con doble moral, que traga ángeles y caga demonios con la misma facilidad que uno digiere laxantes, y toda la mierda que tiran no se dan cuenta que es inservible en un mundo que vive la decadencia.

Conforme pasó el tiempo los insultos comenzaron a ser constantes y mucho más agresivos, no solo eso, sino que un día alguien tuvo los escrúpulos de empujarla; yo en aquel momento me encontraba estudiando la carrera y aunque era poco el tiempo que podía escuchar a mi hermana a veces, el poco tiempo que tenía con ella era doloroso ver como se iba apagando, y como le costaba trabajo poder sobrellevar la situación. Y la entendía muy bien, porque yo había conocido a gente así de mala en el pasado, en mi misma universidad había gente prepotente que creía que el dinero podía comprar todo, y se les olvidó que no puede comprar ni la clase, ni la educación; el dinero puede darte un iPhone X, un automóvil último modelo, ropa de marca, pero jamás te dará valores, integridad, ni te hará más humano, lo cual es una pena.

Ahora que lo reflexiono, me parece increíble haber crecido en una sociedad que reduce su existencia a pertenencias materiales, cuando el día que se mueran todo quedará en el olvido.

“Eres una zorra”, “Puta”, le escribieron en una página llamada “Ask.fm” de manera anónima, le pedí a mi hermana que eliminara su cuenta, que era tóxico leer cosas así. No lo hizo, así que los insultos siguieron y se agudizaron al punto de tener a una adolescente que empieza su vida, con ganas de no seguirla viviendo, y como hermana sentí una profunda rabia. Es real: cuando uno es joven y está en esa etapa de averiguar quien es, deberían ser años felices, de lo contrario, muchos no tienen la madurez emocional de manejarlo, ni la apertura o comunicación con sus padres para solucionarlo.

Mi hermana afortunadamente lo habló con mis papás, y aunque ellos tomaron cartas en el asunto, mi hermana nunca recibió disculpas a la cara de ninguna de las personas que la dañaron. La falta de coraje refleja perfectamente la carencia de personalidad, y no hay nada peor que ir por la vida apagando la luz de los demás, para tener brillo propio. El haberle dicho fea y que tenía aspecto feo por tener granos; haberla hecho a un lado y dejarla rezagada; haber elegido ser malas personas cuando siempre se tiene la opción de hacer sentir mejor a quienes nos rodean, fueron las decisiones que determinaron que, a la vez, sin darse cuenta, mi hermana comenzara a reconocer su valor.

Que tener estrías, ser “chaparrita”, rubia, o tener barritos, no le da derecho a nadie de hacerte sentir que eso te da menos valor.

Que no usar ropa de marca ni basar tu vida en banalidades, te hace una muerta de hambre.

Que ser una persona vulnerable y sensible, no debería convertirte en blanco de egos inflados por padres que no saben educar a buenos seres humanos.

Que besarte con un niño que anduvo con otra, no te hace una zorra, el problema es ella al querer destruirte a ti por no superar a un niño inmaduro que no sabía lo que quería.

Que llamarle “la chacha” a alguien, solo denota su falta de respeto hacia la gente que ayuda a que nuestras casas puedan estar limpias, cuyo trabajo es igual de respetable que el de cualquiera.

No me gusta la gente con aires de superioridad ni comprendo a la gente que se siente bien pisoteando a los demás, ¿Qué ganan? Pero como no logro comprenderlo y al parecer ellos tampoco al hacerlo, lo mejor que a veces se puede hacer es dejar que nuestras malas acciones nos repercutan el doble en el futuro, porque el daño que hacemos, lo pagamos caro.

Tiempo después abrimos una convocatoria porque en Mujereologia buscábamos fotógrafo con experiencia, ¿Saben quién nos escribió para postularse? Nada más ni nada menos que la niña que había creado ese grupo para insultar a mi hermana… ¿Mi consejo? Siempre trata bien a la gente porque nunca sabes los giros que puede dar la vida. Se amable porque todos estamos peleando una batalla interna, y el dolor, aunque no es evidente siempre cala, y puede llegar hasta lo más profundo de nuestro ser, corriendo el riesgo que alguien se suicide.

Si tú eres víctima de bullying o conoces a alguien que lo sufra, puedes contactarnos, leeremos tu historia y estaremos encantadas de orientarte. (mujereologia@gmail.com)

Si tú eres una de esas personas que daña a otras, espera tu turno, todo en esta vida se regresa. Hoy estás arriba, mañana podrías estar abajo.

Y a ti hermana, solo quiero recordarte que estaré a tu lado siempre.

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

4 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s