A pesar de todo, te extraño.

Anda, dime cuánto tiempo nos ha pasado, devorado.

Anda, cuéntame cómo te ha ido sin mí, cómo has pasado tus días con mi ausencia, porque a mí me han venido muy mal. Ven y dime con la mirada que estás bien… sólo que ésta vez sin mentir.

Admito que mis días sin ti son una tortura y no entiendo porque en vez de dejar de doler, cada día duele más.

Admito que el tiempo ha carcomido todo lo que quedaba de ti y aun así me sigues quebrando con tu presencia.

Admito que… sí te extrañamos en casa, todos ¿sabes? la cama, la cocina, mis manos, mis labios… y todos encuentran motivos para demandarte nuevamente en casa… pero ya no se qué hacer.

14481933_10154536184154547_7429982366439227009_o

Porque a pesar de que quise que fuéramos uno, que creciéramos juntos, ir al fin del mundo y no tener fin, no fue suficiente y me dolió tu falta de interés y esa indiferencia que no me deja saber si siquiera somos un no.

Pienso todo el tiempo en lo que pudo haber sido y lo único que me quedó fue soñar:

Soñar sin ti pero de ti.

Soñar sobre lo que dijiste que sí pero en cómo terminó siendo un no.

Soñar en lo que queríamos tener juntos y en lo que quedó de migajas.

22528684_10155723593579547_5827855743181539787_o.jpg

Cuéntame cómo fue que acabó, cómo fue que lo arruinamos y nunca aprendimos a enmendarnos. Dime qué estuvo mal desde tus ojos, quizá yo olvidé algún detalle que me desanime y es por eso que sigo con fe de nosotros.

Cuéntame y ya no inventes excusas para que todo parezca normal, porque por primera vez podemos hablar sin mentirnos, sin hacernos doler.

Pero si quieres hacerlo… está bien, quieres mentir… hazlo. Está bien, si quieres pretender… hazlo, siempre te salió bien.

17192039_10155072139189547_4941776533969244865_o

Pero hoy te pido una cosa.

Enséñame a hacerlo como tú.

¿Cómo le hiciste? para hacerlo ver normal, para dejar de extrañarme … porque en ese caso quiero ser cómo tú.

¿Cómo le hiciste para llevarte todo y aun así pretendes vivir una vida mejor?

¿Cómo? porque yo no entiendo. Te llevaste todo sin preguntar y dejaste un dolor que sigue creciendo, te metiste en mis pensamientos e hiciste huelga.

18076933_10155213394759547_1255046999392484392_o.jpg

¿Cómo le hiciste para irte, para olvidarte?

… para olvidarme, para ya no extrañarme.

Enséñame cómo hacerlo, porque a pesar de todo te extraño y a mí no me queda bien mentir.

Texto por: Sofia Salame

Fotos vía: Auriane Allaire Photography

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s