Ni un “por si acaso” más

Me quedé esperando. 

Me quedé por los “por si acasos”. 

Me quedé por que pensé que a lo mejor la que estaba mal era yo, y no tú.

Y sí.

Yo estaba mal. 

Estaba mal por esperar.

Porque no se puede esperar por los “por si acasos”.

Porque me perdería muchas cosas más que sí valdrían la pena.

9d083030c8fbbe3c6158fe43a1150b5f.jpg

Porque uno no se puede quedar en el pasado.

Uno se tiene que valorar, y entender que aunque uno amó incondicionalmente, no siempre sería incondicional. 

Las expectativas son la causa de las decepciones.

Por eso, ahora, no viviré por los “por si acasos”.

Viviré por mí. Sin rumbo. Sin limitaciones. Pero con una importante meta, ser incondicionalmente feliz.

Colaboración por: Mel. M

Fotos vía Tumblr

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario