El día que lo besé

El día que lo besé,

El día que lo besé sabía que iba a ser determinante,

Necesitaba un punto y aparte, un antes y un después,

Necesitaba compararte….Darme cuenta del mundo que existe después de ti.

18922805_1479390335460133_7215150645275381203_o.jpg

El día que lo besé, sabía que no habría marcha atrás..

Sin embargo decidí tomar el riego…lo necesitaba …necesitaba soltarte.

Fue así que acepte salir con él,

Una cita después de 8 años de relación,

Un hombre guapo, atleta, con personalidad, bromista e interesante, con una labia que te derrite, el mejor clavo que pudiera encontrar.

19667828_1506305352768631_4030756607067452073_o.jpg

Le pedí a mi mejor amiga que llevara a tomar el tren, ella iba más nerviosa que yo,

Ambas reíamos de nervios… repasábamos las reglas sobre lo que se tenía que hacer y  que no hacer en una cita… era demasiada información para poder retenerla en 30 minutos. Me sentía tan oxidada. ¿De qué iba a hablar? ¿tenía que reír todo el tiempo ¿estar perfecta? ¿sumir la panza?? ¿pedir limonada o cerveza??? ¡Pff que estrés…!

12829490_1053218631410641_1518464680826758704_o.jpg

Total como toda principiante llegue antes que él, pedí la mesa más alejada al público y me senté a esperar. De repente suena mi teléfono era él; lo empecé a buscar con la mirada entre tanta gente, entre tantas mesas, meseros y personas entrando y saliendo del lugar…. Hasta que de repente choque….. mi pelo se desalineo, casi suelto el teléfono y mis agujetas se enredaron  entre sí, era él… lo supe por la manera en que me tomo de la cintura antes de caer al piso… había llegado.

11953363_946785262053979_600292649341310269_o.jpg

La plática fluyó, reímos y bebimos, parecía una experta en citas, mis piernas dejaron de temblar y me empecé a relajar, al término de las papas y el clericot la noche caía y se ofreció acompañarme a casa, obviamente no dije que no.

Caminamos por la calle aun con platica interesante y al llegar no quería que se fuera… así que me saque de la manga una invitación a las estrellas, sí a las estrellas; es casi ilógico que una ciudad tan grande se aprecien las estrellas, sin embargo, lo lleve a la azotea y efectivamente si levantabas la mirada no existían estrellas, pero si mirabas al ras de todas las azoteas se veían las luces que iluminaban más que un cielo estrellado.

11402559_909484389117400_5873171888305185092_o.jpg

Con esa imagen me tomo nuevamente de la cintura, me miro a los ojos… y por un segundo a través de sus ojos te mire a ti…sí a ti…con tu mirada triste sabiendo que me habías perdido.. sabiendo que lo haría… sabiendo que lo besaría… baje la mirada para no verte más y estaba él.

No lo volví a dudar.

Lo besé. 

Y todo se había terminado. Incluso tú.

Colaboración por: Me dicen Lola

Fotos por: Guillaume Gaubert

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

4 thoughts

  1. no puedo con la emociooooooooooooooooooooooooon

    woo!!!! NO PUEDO CON LA EMOCIOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOON

    no saben lp feliz que me hacennnnnn, se los juro que brinqueeeee por toda mi oficina jamas jamas pense que pasaria muchas gracias !!!!!!!!!!!!! me seguire esfornzandooo por mejorar!!!!

    ________________________________

Deja un comentario