¡Mereces más! ¿No te das cuenta?

¡Carajo! Es que mereces algo mejor ¿qué no lo ves? … como te trata, como te habla, como no «sabe manejarlo», como le cuesta estar contigo.

¿No te hartas de excusas o de tiempos forzados en el calendario?

¡Basta! ¡No es para ti!

Tú no estás para que te den amor desabrido, ni llamadas forzosas, ni sonrisas a medias mentiras.

¡No estás para eso! Mereces más, porque eres más. Y al buscar sumar, nunca debes de restarte a tu interior.

Ni a tus hobbies, ni a lo que te gusta hacer, ni como te gusta hacerlo… nada ni nadie debe restarte las ganas de vivir, de ser y de estar.

Entiéndelo. Mírate en el espejo ¿qué no te ves? Con tanto valor, tan especial.

25182222_1544931332261280_8551717715305582173_o.jpg

Mereces evolucionar, mereces que te cuiden y te eleven, que te aconsejen y apapachen, no que te menosprecien y descuiden. 

Mereces amor y mereces más del amor que intentar darle al otro.

No hay como tú.

No lo va a encontrar.

Maldita sea. Date cuenta, déjate de dañar y date la vuelta. Créelo cuando se ponga los lentes, habrá valorado cuánto ha perdido.

 

Texto por: Sofia Salame

Fotos vía: In the Name of Love Photography

Anuncios

4 thoughts

  1. Cuál es el miedo a estar sola? Si cuando se van, se va también el maltrato, la ofensa, la burla…recuperas tu espacio, tu vida…

    1. Muy cierto… el se fue y con el se va el menosprecio que deje que me diera. Se van las ofensas. Se va todo lo malo..

  2. A veces nos apegamos tanto a alguien que no nos importa el poco amor, el poco tiempo que nos dan. En cierto punto somos algo masoquistas pero al final quien realmente nos daña más es uno mismo. Gracias por la reflexión muy buena leer cosas así levantan el ánimo a cualquiera q se identifique con ese artículo

Deja un comentario