Yo nunca, nunca, quiero madurar.

Yo nunca, nunca, quiero madurar.

 

Sí, estamos creciendo… y nos emociona comenzar una vida adulta, llena de libertades, más amigos, más tiempo, “mejores” decisiones, pero al final a todos nos pasa lo mismo; y es a lo que yo llamo: nos gusta independizarnos, pero no ir al súper.

En otras palabras, nos gusta tomar decisiones, sin afrontar las consecuencias. Nos gusta crecer, pero no nos gusta “madurar”.

Madurar, es esa palabra que nos asusta, nos congela, nos estresa y algunas veces hasta nos detiene.

Yo nunca, nunca, quiero madurar, fue lo que pensé cuando madurar era sinónimo de quitarle la diversión a todo, hasta que me percaté…

El Proceso.

heartbrain

Cada quien madura como puede y como quiere, no hay una fórmula escrita, solo te das cuenta que específicamente hoy, te gustó más salir a correr (aunque sea a la esquina) que despertarte sintiendo una cruda infernal por la fiestota que te acomodaste anoche.

 

Ojo, nadie dice que la ley de la madurez es quedarte en casa tomando té mientras ves a tus amigos tomar directo de la caguama, es más bien entender que cuando se te antoje la caguama le das unos buenos tragos pero aceptar que hay cosas más importantes que entrarle toda la semana.

 

Cada quien tiene un proceso distinto y encuentra la revelación absoluta de su madurez en diferentes lugares, como cuando decides que ya estuvo bueno de comer pizza y hamburguesas diario y mejor vas al súper y te compras algo rico para comer decente en la semana, o cuando la relación que parecía que iba a terminar por cerrar el libro de tu vida, se vuelve un GRAN capítulo de la misma.

 

La toma de decisiones se vuelve un gran factor para madurar, habrá algunas difíciles, dolorosas y algunas hasta imprevistas, pero siempre hay que elegir lo que sea mejor para nosotros  ( y si te equivocas, pues no pasa nada, al menos viviste, probaste y lo bailado nadie te lo quita, ¿no? )

 

Crecer y Madurar felizmente.

gut

Es cierto que madurar es un gran paso hacia la vida adulta, sin embargo no quiere decir que dejes de hacer las cosas que te gustan sólo porque “ya estas grande”.

No se trata de complacer a los demás, se trata de entender qué es lo mejor para ti , lo que quieres tú, escucharte y saber reconocer que cometiste el error más catastrófico de tu vida o que mereces un oscar por el gran papel que desarrollaste.

Crecer es algo de lo que nadie se libra, depende de nosotros manejarlo de una manera feliz y sin complicaciones.

Encontrar el equilibrio entre lo que te gusta y lo que te hace bien, eso es madurar.

 

Por: Ximena Baltazar

 

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s