Querido Cupido:

Deja ya de lanzarme tus flechas incompletas por favor. Estoy cansada de la misma rutina, ya te habías metido así conmigo hace algún tiempo y te deje fuera de mi vida por muchos años, es más hasta creía que ya era invencible a tus flechazos.

Ya conozco como es esta historia, es más te la puedo relatar mientras disfruto de mi copa de vino favorito, y un cigarro en mano.

24068390_301209720285683_736725665196862862_o.jpg

Siempre es igual, empezamos hablando unos días, que con el paso de las semanas se convierten en conversaciones interminables porque siempre encontramos de qué más podemos hablar, empiezas a conocer mis demonios internos y nos reímos juntos sobre ellos, te cuento sobre mis miedos, mis aspiraciones y mis deseos. Te cuento como es mi familia, quien es mi héroe, te escribo cuando tengo un mal día y también cuando solo quiero reír contigo.

Empezamos a vernos más, me presentas a tus amigos y te presento a las locas de mis amigas y hasta te vuelves su favorito. En mi cabeza siempre pasa lo mismo, comienzo a imaginar ese futuro incierto, pero tan perfecto que deseo a tu lado.

24059449_300858620320793_1465211596686416458_o.jpg

Mis días comienzan a tener más color, vuelvo a sonreír de nuevo y las personas me preguntas cuál es la causa. No les digo cuál es la causa porque la verdadera pregunta debería de ser quien es la causa.

Me siento tan bien, siento que todo vuelve a su sitio, las cosas empiezan a acomodarse por arte de magia.Vuelvo a creer que las sirenas existen y cantan bajo el mar.
Ansió tanto por hacer todas esas cosas que hemos planeado cuando el insomnio se apodera de nosotros y la única forma de sobrevivir es hablando el uno con el otro hasta que juntos lo vencemos.

24130092_301209806952341_7260604272603876359_o.jpg

Todo pinta perfecto, querido cupido, y me permito confiar de nuevo en tu flecha, sin saber que en realidad es otro intento fallido que solo dejará heridas y decepciones.
Espero esta vez ser más fuerte y no caer como lo hice en las últimas veces.

Sé que después de esto no desearé saber más de ti nunca y que mi escudo anti flechas se reforzará tanto que pensaré que es mejor estar sola que vestir un vestido de novia.
Y bueno, lo que sigue ya lo sabes, es un ciclo, un ciclo vicioso. No sé si yo sea la única que atrapa tus medias flechas o que simplemente mi destino sea ese.

24059583_301209783619010_8067908679406221498_o.jpg

Así que, ¡querido cupido por favor! Ya deja de mandarme tus flechas incompletas o si lo seguirás haciendo, mándamelas con una advertencia, porque estoy cansada, vamos a cambiar esta rutina, probemos a arriesgarnos de verdad con la siguiente flecha, mándala completa, por mi parte prometo intentar hacer lo posible por no romperla y por jugar bajo tus reglas cada movimiento.

Estoy considerando seriamente empezar a tomar clases de ajedrez para conocer un poco más de tus reglas y para prevenir tus movimientos hasta que por fin, logre vencer a tus flechas incompletas diciendo ¡Jaque Mate!

Me despido, cupido, sabiendo que nos reencontraremos en un muy poco tiempo, porque sé que confías en mí, y sé que esta vez me dejaras ganar en este juego que todos llaman amor, pero yo lo llamo guerra.

Colaboración DBM

Fotos vía: Captura by Jennifer Herrera

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s