Gracias

Colaboración por: Eric Muñiz
Hoy, te escribo no para hacerte un reclamo, ni mucho menos para pedirte que regreses, como las otras veces. Lo hago porque esta vez necesito agradecerte. Gracias por haberme roto, por haberme destruido con cada mentira, con tus falsas promesas que se disolvieron en el aire y se esfumaron sin dejar rastro alguno de lo que un día hubo y de lo que pudo ser.

13450111_1084555511616738_7987128709311368873_n

Y gracias a eso, aprendí del dolor. Aprendí que sufrir es la única forma de sanar y renacer, porque nunca había llorado tanto, y aún no puedo explicar cómo es que puedes sentirte a salvo e intacto con alguien, y de repente, de la nada, esa seguridad es arrebatada y la persona que te llevó al cielo, es la misma que te corta las alas y te deja caer en picada.

13235263_1063995017006121_1766960024151854042_o.jpg

Pero hoy, después de ya varios meses sin ti, de haber derramado hasta la última lágrima y de buscar cualquier distracción para alejar tu recuerdo, puedo decir que veo todo con claridad y sé que es cierto lo que dicen, que después de la tormenta, siempre llega la calma.

13320543_1070416866363936_3278701165940484457_o

Y es que de verdad, quiero agradecerte de todo corazón, hoy me siento más fuerte que nunca, siento como si hubiera salido del capullo en el que viví encapsulada por ti, creyendo que esto sería para siempre.

Quiero hacerte saber que ya no hay rencores de mi parte, ya no hay nada que sienta por ti. Ya no te extraño, ya no te lloro, ya ni si quiera te espero. Las puertas se han cerrado y no hay nada que pueda decir al respecto.

Contigo aprendí demasiado, y al principio no lo quería ver, no imaginé que de tu partida, podría obtener algo maravilloso: mi libertad.

13308565_1067690719969884_7779713203608227163_o

Hoy, sé lo que quiero, sé lo que merezco y lo que necesito. Y no, no estoy dispuesta a dar todo lo que tengo a cualquier persona que se acerque y me haga creer un mundo de ilusiones. Gracias a ti, conocí el amor más sincero, más puro y más honesto: el amor propio.

Ya no quiero rogar, no pienso rogarle a nadie nunca, porque soy natural y real, como el amor de verdad, y en este preciso momento, sé que el amor es algo que no se debe de suplicar. Porque cuando se suplica, pasa de ser algo mágico, a algo monótono, algo iluso y hasta hipócrita.

13063095_1049661408439482_119373125781607445_o.jpg

Mi corazón está más palpitante que nunca, no tengo prisa por que llegue alguien a mi vida. Que pase el tiempo que tenga que pasar, porque cuando llegue esa persona, no cometeré los mismos errores que yo cometí, ni le permitiré los que tú hiciste y que por estar enamorada, pasé por alto una y otra vez.

13147274_1056489374423352_7925763129030714877_o.jpg

Por último, quiero agradecerte porque aprendí que la peor parte de tu partida, no fue que te hubieras ido…fue darme cuenta, que me había perdido a mí misma…y despedirme de ti, fue darle la bienvenida a la persona que hoy te está escribiendo aquí.

 

Fotos vía: Chara Valon

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

2 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s