Encuentro súbito

No recuerdo bien si era viernes o sábado por la noche. Andaba en busca de mera compañía. Me encontraba en el mismo lugar que tanto solía frecuentar un tiempo atrás. Trataba de abrirme camino entre cuerpos que destilaban alcohol y soledad, muros atiborrados de historias que jamás serán capaces de contar.

tumblr_my8v76JKm71qax9gdo7_1280.jpg

Era bastante difícil mantener el equilibrio con semejantes tacones que había elegido para esa noche. Tambaleándome con cada paso, y con un vaso más vacío que lleno en la mano derecha, me dirigí hacia la barra.

Un Gin Tonic más, porfa– le grité al Barman mientras ponía cara de muchos amigos y le guiñaba un ojo.

Yo te lo invito– me susurró alguien al oído a la vez que trataba de abrazarme por la cintura.

Sin muchas ganas de zafarme de los cálidos brazos que me habían tomado, volteé lentamente para poder observar el rostro de aquel hombre.

tumblr_my8v76JKm71qax9gdo5_1280

Me tomó un par de segundos adaptarme a la luz que había cumplido con el cometido de deslumbrarme directamente las pupilas, y después de parpadear un par de veces, por fin lo pude ver.

Lo reconocí al instante. Noches interminables lo había pensado, y días eternos su rostro permanecía haciendo pausa en mi mente.

tumblr_my8v76JKm71qax9gdo6_1280.jpg

Lárgate– le grité con más furia que despecho y fue entonces cuando apenas me reconoció él a mí.

Perdóname, no te vi bien, no sabía que eras tú– contestó un poco sorprendido.

Se dio la media vuelta y comenzó a alejarse. Lo sentí desvanecerse lentamente y el corazón me dio un vuelco de trescientos sesenta grados. No podía perderlo de nuevo. Corrí hacia él, más por impulso que por voluntad. Estiré mi brazo para tocarle el hombro, pero volteó antes de que pudiera siquiera tocarlo.

tumblr_my8v76JKm71qax9gdo8_1280.jpg

Y sin pensarlo ni un segundo me armé de valor para decirle todo aquello que en mi cabeza había repasado una y otra vez. Fueron tantas, que las palabras habían quedado grabadas ya en mi alma.

“Te perdono y te amo. Siempre te amé. Jamás tuve el valor para decírtelo. Fui tonta y orgullosa. Vine en busca de compañía y fuiste tú el que se acercó a mí. Amor es lo que realmente anhelo, no otra noche de tragos hipócritas y sexo indistinto. Te necesito porque eres la única persona que me ha hecho ser la mejor versión de mí misma, porque cuando te tengo a mi lado no importa que el universo se esté desmoronando en miles de fragmentos. Desde que te marchaste tengo el corazón roto, desgarrado. Oigo sin escuchar, y miro sin observar. Regresa a mí y devuélveme la vida, porque sin ti, vivir es morir insignificantemente cada día.”

tumblr_my8v76JKm71qax9gdo9_1280.jpg

Y así sin más, nos sumimos en un beso profundo que hizo temblar todo el lugar. Y el oxígeno regresó a mis pulmones y el pulso a mis latidos. Y pude volver a sonreír. Y comprendí que no había sido él, sino la vida misma la que aquella noche me había tomado suavemente por la cintura.

 

Texto colaboración: Andréa Jaime

Fotos vía: Tumblr

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario