Le fue infiel

Siempre creyó que la infidelidad eran mensajes escondidos en el teléfono, miradas coquetas con otras, mentiras y otras cosas.

Entendía por infidelidad a un acto de engaño y sospechas entre un par de amantes. Siempre le hicieron creer que la infidelidad únicamente se da en parejas despistadas, en esas que pierden la confianza y el respeto, a esas que ya no se cuidan ni procuran.

Siempre creyó que la infidelidad era el pecado capital de dos, hasta que entendió que no siempre es así y que la infidelidad, a veces viene en paquetes de a uno: de uno mismo. 

13872760_10157209792805368_6394918524629005185_n.jpg

Se fue infiel, cuando dejó de ser ella misma y se esforzó de más por caerles bien, cuando rió cuando no quería, cuando se calló cuando debió hablar, cuando visitió de forma diferente a la que deseaba. Y sí, verdaderamente le engaño a su interior.

Fue infiel cuando intentó duramente ser alguien que no era, cuando quería ser perfecta para ellos mientras estaba tan lejos de ser siquiera perfecta. Se fue infiel, se engaño y no necesitó una pareja para hacerlo.

No necesitó de vistas a escondidas, mensajes coquetos o mentiras piadosas, ella se estuvo siendo infiel todo este tiempo. Mintiéndose a si misma, escapando de quien verdaderamente era, sobrecargando su rostro de falsas expresiones y momentaneos acertijos.

14046151_10157272970285368_6154175333332581261_n.jpg

Y todo era estaba frente sus narices, la peor infidelidad de todos los tiempos fue la de ella misma. La que falseaba y desconfiaba, la que no creía en sí misma, la que no se trataba con dignidad, la que no se amaba…

14100516_10157277613480368_6221452867004732730_n.jpg

Ella única e indiferente, se encontró frente al espejo. Una mujer insegura, que buscaba la aprobación de otros antes que la suya. Una que se ponía piedras en el camino, una que no abrazaba sus heridas ni escuchaba sus propios pensamientos. Ella que ponía excusas, que se dejaba tratar mal… una que nunca se aprendió a querer.

Y simplemente no necesitó de un pequeño alivio, ni de una equivocación para darse cuenta, que esas máscaras que traía encima de la cara y esas mentiras que le daban sabor a la lengua, no eran más que infidelidad que llevaba su propio nombre.

Texto: Sofia Salame

Fotos vía: Micmojo photography

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s