Te vas a morir

Lentamente miré hacia abajo, casi como reflejo natural de lo que acababa de escuchar.
Fueron esas cuatro palabras las que me dejaron helada.

“Te vas a morir”.

No comprendí lo que estaba sucediendo. Parpadeé un par de veces y lo único que conseguí fue ajustar mis pupilas a la luz de aquel lugar. Todavía no logro recordar en dónde estaba o cómo había llegado hasta ahí.

tumblr_inline_o5uemy1lkB1qlwbgm_500.gif

Era como si me encontrara en diferentes lugares a la vez. El vaivén de las olas del mar era un sonido tenue que se alcanzaba a escuchar en la distancia, pero el agua no era visible por ningún lado y no era capaz de sentir la brisa en el rostro.
Alcé la mirada unos centímetros y me di cuenta de que me encontraba en un lugar extraño, pero el sentimiento acogedor que me provocaban los inmensos árboles a mi alrededor me resultaba familiar.

Era sólo yo, con mi mundo y mis pensamientos más profundos. Camine lentamente a lo largo de aquella alameda viva, verde, tupida. Inhale infinitas reflexiones que aparecieron en mi cabeza en ese momento.
Los temores y angustias que había arrastrado por los años, se evaporaban y se convertían en luz, y luego, en nada.

tumblr_lzpmb2V5XB1r2shm6o1_500.gif

Los instantes llenos de sonrisas y gratitud se esparcían como burbujas inquebrantables por el cielo, y el viento sólo las mecía, sin atreverse a llevárselas con él.
Estaba sola, e irónicamente, jamás me había sentido tan increíblemente acompañada. Estaba relajada, plena, a diferencia de hace algunos minutos.
Noté que andaba descalza, y que el piso que besaba las plantas de mis pies era cálido, pero no quemaba. Sucedía lo mismo con el calor que irradiaba el sol.

Sentía mi andar mucho más ligero, como si toda la carga que sostenía sobre mis hombros se hubiera disipado en un dos por tres.

tumblr_ni8jcw9Bq01qkbzlao1_r1_500.gif
El camino era largo pero mi corazón no se aceleraba, mantenía su ritmo normal. El paisaje era el mismo y aunque no alcanzaba a apreciar el final del camino, me parecía como si todo este tiempo hubiera estado caminando en círculos infinitos.
Sentimientos encontrados y extraños se mezclaron impacientes dentro de mi.
Escuché una vez más aquellas palabras que me habían dejado helada, pero ésta vez, me provocaban un extraño sentimiento de paz.

tumblr_nigq76iZkB1skelofo1_500.gif

“Te vas a morir”
Pero estaba en ti, contigo. Tu alma me abrazaba y el calor que generabas me mantenía ahí.
Desperté con la cabeza sobre mi almohada, mientras unos cuantos rayos de sol de la mañana alcanzaban a colarse entre las cortinas de mi habitación. Un estado de calma inundaba mi ser.
Y entonces fue cuando lo entendí todo.
La única certeza de la vida es la propia muerte.
Yo voy a morir, y tú, si tú, también vas a morir.
¿Acaso no es el regalo más hermoso de esta vida poder compartir cada instante juntos?

Colaboración: Andréa Jaime

 

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s