Intruso

Te escabulles de a poco a mi vida, tocas mi puerta, abres con la llave correcta. Te presentas sin invitación pero sin miedo también.

Entras sigiloso y con seguridad, llegas y te quedas. De repente, lo haces, no sé ni cómo ni cuando sucedió, cuando lo permití.

Me extiendes tu mano, me muestras lo que hay de frente.

Llegas, no sé ni de dónde pero lo haces y así, sin pedirme nada a cambio… me lo das todo. De a poco, a paso lento, me robas el sueño y conviertes todas mis realidades mejor que cada uno de mis sueños. Abordas y te anclas, me cambias todos los deseos por tu nombre, todos mis gustos por tu compañía, todos mis antojos por tu hipnotizante cariño. 

Y no sé ni cómo ni cuándo pero quiero llorar, vivir, bailar, caminar, fallar, reír y estar, juntos. Esos y todos los demás verbos.

12208455_862486253865268_8395033963497846497_n.jpg

Bailas de a poco en mi palpitar, vibras en mi sangre y cada poro de mi cuerpo ya te reconoce, ya te adora. Llegas y ocupas espacio en cada centímetro cúbico de mis exhalaciones. Llegas y te ocupas de mis heridas, te anclas a mi futuro y me haces olvidar todo lo que alguna vez conocí, todo lo que alguna vez creí conocer o disfrutar.

Invades cada uno de mis pensamientos y te adueñas de mi territorio. Me haces bajar la guardia, alzar la mirada, detener el tiempo y respirar tranquila mientras disfruto de lo que me rodea. Me destensas, me despreocupas, me haces creer que dos son mejor que uno, me lo demuestras.

Y me das luz y me brindas cada detalle esperanzador y perfecto, y no sé cómo le haces, pero ya te has agendado en mi calendario. Te escabulles y te ocupas de cuidarme y de simplemente estar. Subes mis límites, me empujas a ser mejor.

14231367_1059910657456159_5081856733792637225_o.jpg

Entraste, te quedaste. Inesperado, espontáneo y aun así, cada día lo sigues haciendo, sorprendiéndome.

En poco tiempo, te encariñas de mis manías, mis detalles y hasta de mi familia. Y en un par de instantes, ya nos prometemos todo, nos firmamos en infinitos, echamos raíces y nos retenemos en largos abrazos. En poco tiempo.

Vienes, te quedas y antes, lo que extraño se sentía, hoy me ha cambiado el destino. No sé lo qué hagas, no me sé tus planes tampoco… pero lo que sé es que, no existe defensa ni excusa, sólo quiero que te quedes y que lo hagamos, juntos.

Texto por: Sofia Salame

Fotos: Samantha Evans

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s