Poética historia de una infidelidad

Con tu partida me has obligado a regresar a mi esencia, al origen de la mejor versión de mí misma. A lo que fui antes de ti. Esa que atesoraba los momentos y no las cosas. La que añoraba caricias tenues y noches sin obscuridad. La que realmente te amó por lo que eras, y no trató de cambiarte ni en lo más mínimo. La que percibió tu falso afecto.

Porque para mí eras perfecto, no necesitabas accesorios ni arreglos de personalidad.

12322582_1005432079506182_2384450304950268263_o.jpg

Pero más tarde que temprano, tuvo que llegar, como lo es común en las relaciones, la maldita puta infidelidad. La que al final ganó la batalla, la que dejó una herida punzante que no logró cicatrizar. Dentro de mi mente, fue la ingenuidad la que me hizo pensar que me necesitabas, para ser tú. Porque yo pensé que te necesitaba para ser yo.

13765789_1041017112614345_5697444643065049676_o.jpg

Pero después de mucho reflexionar, he decidido que volveré a ser yo misma. Aquella que hace tiempo se perdió en un mar de complacencias e hipocresías. La que entregó cada instante de su vida al ego ajeno, a la felicidad de los demás. La que deseó profundamente que la amaran por ser algo que no era, que con tal de sentirse comprendida inventó un acertijo con una fácil respuesta, pero sin sentido alguno. La que se encerró en una celda de barrotes imaginarios, mismos que nunca más pudo destruir.

13528785_1022859797763410_6503107230922811912_n.png

Me demostraré a mí misma de lo que soy capaz. No necesitaré de tu presencia fantasma a mi lado. Comenzaré a enamorarme de mí. Comenzaré a apreciarme y a escucharme. Porque jamás nadie volverá a hacerme daño. Nunca más seré títere de deseos ajenos. Me autoproclamo libre, de ti, y de lo que un día fui. Poética historia de una infidelidad.

Texto: Andrea Jaime.

Fotos: André Pfützenreuter

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario