Tu segunda opción, eso siempre fui.

Siempre tan aislado y yo siempre aquí con los brazos abiertos.

Tú siempre tan apagado, yo siempre dándote de mi media luz.

Yo, para ti simplemente era “me cancelaron mi plan, ¿te veo?”

Para ti, siempre fui un placer culposo, pero nunca el consentido.

Yo, el segundo plato y en jerarquía, nunca la primera prioridad.

Yo, la que te da igual, pero siempre quieres tener ahí.

Yo siempre buscándote más excusas y tú siempre inventándome excusas.

11062380_803732596379146_3467319620696047283_o.jpg

Yo.

La que es opción, pero nunca por la que cancelas tus planes. La que no ves en tu futuro, pero la que no podrías imaginar no tener en tu presente.

Para ti, la que te espera y por la que nunca quieres esperar. La que usa sus manos para acariciarte y tú, usas las suyas para herir.

Yo, siempre viéndote al final de la partida y tú, siempre jugando conmigo.

Yo, para ti.

Una más en tu lista, un coqueteo más, una ganancia más. La que se abre y tú, el que se aísla.

Yo siempre creyéndote el valiente de la historia y tú siempre con miedos y inseguridades.

En definitivo, siempre la segunda, siempre la primera en perder.

Yo, la que te correspondía. Tú, el que sembraba ilusión, sin arrepentimiento ni compasión.

Yo la que te esperaba, tú al que esperaban.

10517432_804816309604108_2857938707275431622_o.jpg

Para ti. Yo la que siempre quieres tener cerca, pero no demasiado…

El tiempo suficiente, a cuentagotas… y yo, la que quisiera vaciarse en tu cuerpo.

Y siempre a destiempo, siempre una excusa, indecisiones y tu hobby de aburrimiento.

Yo, la que te daba consuelo, la bocanada de aire fresco y tú, con tu corazón que ya le pertenece a alguien. La que se queda con las sobras, con los ratos libres, con los espacios después de los grandes momentos.

Nunca la primera conversación, nunca tu última llamada ni tampoco tu final pensamiento antes de dormir. Nunca a la que le confiesas tus miedos, nunca a la que presentas a tus amigos.

Mis momentos de brillo, los que tienen que ver contigo y para ti, a lo que se le saca polvo en la estantería.

Yo, por la que no mentirías, pero a la que le mientes.

A la que le rompes las secuencias, pero a aquella a la que no le dejarías romper tu rutina.

11728747_875788752506863_6778706477152708207_o.jpg

Yo. La que te dice tantas cosas, la que ruega por tu tiempo, la que recibe poco… la que da todo. La que nunca se escapará de tu boca, la que nunca recuerdas con una sonrisa, ni tampoco la que buscas excusas para hablar de ella.

Y yo, aquí atada, escudandote, excusándote. La que era tu juego y nada más. La que te contestaba todas las veces, la que te perdonaba tus mentiras y tú tan egoísta, tan acaparador.

El que quería todo sin dar nada y yo tan leal, tan confidente. Siempre ahí, aunque tú nunca estuvieras.

Tú tan mi primera opción, tú siempre mi prioridad y yo siempre tu segunda opción.

Tú siempre mi último sueño, yo siempre tu “por si”.

Yo tan tonta y tú, el dueño de esa idiotez. Tu segunda opción, eso siempre fui.

 

Texto: Sofia Salame

 

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

8 thoughts

  1. Revisar la gramática como recomendación.

    La lectura no me gustó en lo personal. Se describe a una mujer víctima y pienso que todo eso es porque lo permite . Hay que tener conciencia para correr el riesgo de la segunda opción y hacerse responsables de si mismos para afrontar las concecuencias. Por lo que el camino no es haciéndose la víctima y mártir. Hay que construir mujeres fuertes , valientes e independientes no hacer cíclico y seguir valiendo a las etiquetas de frágil, sensible o debil.

    Me gusta

    1. Gracias por tu comentario Kate, este blog está construido por mujeres fuertes e independientes, sin embargo, a veces, esa fuerza se acaba y comienzan a existir momentos de vulnerabilidad, no porque exista un momento de ese tipo quiere decir que la mujer es una víctima, sino es algo normal. Salu2

      Me gusta

      1. Totalmente de acuerdo, son momentos de debilidad y que al final nos llenan de fortaleza y nos brindan mejores expectativas acerca de nosotras y el resto. Linda lectura.

        Me gusta

  2. Muy buen escrito y no es que haya debilidad sino que cuando te enamoras de verdad. Ol vidas todo y solo piensas en ese amor, sin darte cuenta que estas fallando a tus principios. Gracias un buen escrito.

    Me gusta

  3. Me gusto much esta historia ya que estoy pasndo x algo similar y me senti identificada. Me hizo llorar mucho. Por que justamente hoy cerre esta hiztoria y en verdad me duele demadiado …

    Me gusta

  4. Me gusto mucho esta historia ya que estoy pasando x algo similar y me senti identificada. Me hizo llorar mucho. Por que justamente hoy cerre esta historia y en verdad me duele demasiado …

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s