Para cuando me extrañes…

Cuando cambies tu mente, cuando te arrepientas, te vas a dar cuenta que no soy fácil de olvidar, porque soy tan complicada, tan difícil, soy tanto y eso no se puede vaciar en un ratito. Quizás no hoy, quizá no mañana… pero sé, que cuando el espacio entre nosotros crezca lo suficiente y tengas frío en la noche, vas a buscar el calor de mi nombre.

Te lo podría jurar, es más, me atrevo a hacerlo. Ya me extrañas y todavía no lo sabes, hace mucho lo haces.

Y tal vez creas que con el tiempo curarás y me olvidarás, pero no creo que suceda de esa forma. Porque me recordarás cantando en tu regadera, enredada en tu edredón, acurrucada en tu regazo.

Y muy seguido te invadirán preguntas como… ¿dónde estás? ¿llegó a casa? ¿cómo le habrá ido? ¿qué estará haciendo?

13086959_469455079915078_8193051737580764948_o.jpg

Me recordarás en los mensajes que no recibirás, en las comidas que no tendrás con quien compartir, en los momentos incomodos, en los momentos simples… en los momentos en los que siempre estuve y ya no lo haré.

Me extrañarás cuando quieras mentirte a ti mismo y decirte que no lo haces, cuando te pregunten cómo estoy, cuando hables de algo que vivimos juntos o cuando visites los mismos lugares con los que estuviste conmigo.

Te apuesto lo que quieras a que me vas a extrañar y no te lo advierto, te lo aseguro. Lo sé, vas a desear que duerma en tu camisa, que recorra con mis pies descalzos tu cocina mientras te hago el desayuno, vas a extrañar el olor tostado de mi café, las flores que cada tarde recogía.

13340212_479031368957449_6360572688051475136_o.jpg

Vas a sentir mi fantasma en las paredes de tu hogar y extrañarás como mi voz aturdía los cimientos de nuestro espacio. Y vas a querer cada parte de mí, incluso, mi pereza, mis miedos, mis mentiras piadosas, mi risa cuando me hacías cosquillas y mis travesuras.

Me vas a extrañar, te vas a sentir desubicado y no encontrarás tu camino en el mapa de mi cuerpo.

Y no es advertencia, ni suposición… es un aviso. Vas a pensar en mí cada que las millas nos separen más y vas a querer regresarme con tus pensamientos y no vas a poder.

Vas a llorar, por mí, por ti, por lo que ya fue. Fue, porque no volverá a ser, ni volveré.

Confundirás con mi nombre varias veces, pensarás que me viste entre la multitud al cruce de la calle y dentro reconocerás que necesitas hacerlo, encontrarme. Y me encontrarás en tus sueños y querrás hacerlo en la realidad…

Y sí, lo puedo garantizar, que más de una vez buscarás mi mirada en esa misma mesa en el café.

Y mirarás el espejo retrovisor y esperarás toparte con mis ojos… y cuando no lo hagas… me vas a extrañar.

13147312_469449643248955_7666931636532368031_o.jpg

Te lo aseguro, garantizo… que cuando quieras hablarme no te saldrán las palabras, que cuando quieras verme solamente podrás recordarme a través de nuestras fotos.

Y lo vas a hacer cuando te pregunten por mí, cuando tengas insomnio y no tengas con quien platicar, cuando aparezcan nuestras canciones, cuando uses esa camisa que tanto me gustaba. Vas a hacerlo. Porque no te va a quedar de otra, vivo en ti y en todo lo que te rodea.

Y también cuando mires al cielo y te caiga la lluvia en la cara, desearás que esté ahí para bailar en ella y en la rocío de la mañana, desearás que me vista y desvista cada mañana. Y la mitad de tu cama también lo hará, las sobras en el refrigerador también me extrañarán…

Te vas a acordar tanto de mí, de lo tonta que lucía cuando me hacías reír, de como bailaba a destiempo cada canción y de cada cosita que amabas tener cerca y ahora solamente te queda un recuerdo lejano.

Me vas a extrañar, me vas a necesitar, cuando te invada el silencio y no quieras nada más que compañía, cuando quieras charlar de la creación del mundo o cuando solamente quieras reírte de un mal chiste. Lo vas a hacer, cuando pidas un helado doble y no tengas con quien compartirlo

13123332_469443449916241_479648100618033838_o.jpg

Te lo puedo firmar, lo sé, lo sé tan bien, te se tan bien… que puedo asegurar que me vas a extrañar en cada paso, en cada respiración.

Te lo aseguro, intentarás excusarte con resacas o resfriados, pero dentro sabrás que esas exhalaciones cortadas buscarán mi nombre, que ese temblor extrañará mi roce… y quizás no tengas explicaciones para eso.

Y efectivamente, para cuando me extrañes vas a querer buscarme, encontrarme, quizás lo hagas y si lo haces… ya será muy tarde y tendrás que aprender a olvidarme o a vivir con ello.

Texto: Sofia Salame 

Fotos por: FrauPfau

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

3 thoughts

  1. Al leerlo recordé todo lo que viví con una persona, y se que extrañará cada defecto mío!
    Me encantó, Felicidades a quien tuvo la sensibilidad de expresar tan maravilloso pensamiento.

    Me gusta

  2. Increíble! Me sacaste lágrimas, porque soy alguien que se identifica plenamente con tu texto, gracias por prestar tus palabras a los sentimientos, emociones y promesas de tantas personas que al leerte recordamos a esa persona especial que amamos tanto y que simplemente ya es parte de otra historia! Gracias; un beso desde mi corazón!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s