Llego el momento que tanto temías: te acordaste de mí

Habías estado evadiéndome, ya no le preguntas a mis amigos por mí… ya no me buscas ni te moletas en saber cómo voy.

Está bien, se vale.

Asumiste que yo no regresaría a tu vida, que mi recuerdo enterrado estaba…. hasta que notaste que siempre estuve ahí… aunque no querías verlo, aceptarlo.

Era cuestión solamente de tiempo.

Ahí estuve yo, detrás de las mujeres random con las que te besabas en el bar, detrás de ese último intercambio de teléfono, detrás de esa mirada coqueta con la mesera, ahí estaba yo… ahí estuve siempre y sobre todo… estuve en ella, en ella tu última elección.

10472632_796573130383362_5095109904400951019_n.jpg

Detrás de esa que elegiste para cambiarme, esa con la que juegas a olvidarme, esa con la que pretendes ir de la mano.. esa nueva adquisición tuya, con la que te mientes a ti mismo, con la que te haces creer que estás bien, que ya no me necesitas.

Mi recuerdo sigue intacto, mi voz aturde tus pensamientos, mi olor tu atosiga y a pesar de tus intentos fallidos, mi pensamiento no demoró mucho. Ahí sigue, ahí sigo…. hasta tu madre insiste en saber por mí, ambos lo sabemos.

Y la verdad amor mío te lo diré, puede medir lo mismo que yo, pero ambos sabemos que no está a mi altura, puede hablarte mucho de amor, pero nunca lo podrá demostrar como yo, en silencios y enojos, en compromiso y pasión, ella puede jugar mucho, pero no querrás terminar la partida con ella. Puede su perfume recordarte a mi olor sin embargo su fragancia es tan sólo una imitación.

Y tú te estás mintiendo a ti mismo si crees que ella, alguna vez podrá superarme.

10945855_927294280644579_885502016025946855_o.jpg

Tú bien sabes que cuando la ves, piensas en mí y no entiendes por qué. No sabes por qué a veces la quieres llamar por mi nombre o tomar de la mano como lo hacías conmigo. Ambos sabemos que cuando la tomas de la cintura, sus medidas son distintas a las mías…. y tus manos lo saben y te lo reprochan y tú, no entiendes por qué.

Tu cuerpo está en huelga, no puedes darlo todo, porque dejaste mucho pendiente conmigo. Y temías que sucediera esto, porque es así que te has dado cuenta que verdaderamente sigo viva, sigue vivo esto.

Tus manos me buscan y tu roce me busca, tu mente me extraña y en tu garganta atorado está mi nombre. Y qué decir de tus pasos, que extrañan la torpeza de los míos.

Y si no entiendes por qué, déjame te lo explico… me extrañas y tus entrañas te lo reprochan en cada desvelo y en cada falso verso que ella recibe.

12182887_1075444985829507_4212191207287191631_o.jpg

Y me besas en sus labios, me buscas en sus ojos y no me encuentras. E intentas como loco volver a la anestesia de antes, olvidarte de mi pensamiento. Pero no puedes porque ese pensamiento estaba dormido, no muerto. Siempre estuve, siempre estoy.

Sigues buscando mi opinión en la suya y unes los lunares de su cuerpo deletreando mi nombre, coloreas con sus rizos nuestra historia… y no puedes seguir evadiéndome, menos en este instante.

Lamento decirlo ella es un remplazo, un sustituto… que solo te acompaña, pero nunca está… que solo te oye pero no te escucha… que solo te quiere.. y no te ama. O tal vez sí, pero tú no haces eso por ella.

Y te acuerdas de mí….. cuando usa esos vestidos cortos, extrañas mis piernas y como bailaba contigo en esos tacones altos… y te acuerdas de mí cuando se rie a la mitad… y siempre, siempre me buscas detrás de su hombro. Me buscas en sus mensajes de texto, me necesitas en tus suspiros, me intentas encontrar en sus notas de voz diciendo buenas noches… y me buscas, me esperas y no me encuentras…

12983958_1178673262173345_1677651783799409747_o.jpg

Me evitas y está bien, no quieres saber de mí porque te duele y tan egoístamente quieres curar esa herida con una solución incorrecta, con un medicamento que sabes bien que no sirve para curar eso, para lo nuestro.

Me bloqueas en las redes sociales, evades nuestros lugares y con monosílabas contestas cuando te preguntan por mí… y está bien.

Sin embargo, sabes que buscas en ella todo lo que te falta de mí…. buscas en ella todo lo que quieres y no puedes encontrar, a mí. Ella podrá quererte y cuidarte, besarte y angustiarte… pero nunca lo podrá hacer como yo lo hice. Y bien lo sabes tú.

Podrá dartelo todo y aun así tú sigues recibiéndolo todo a cuenta gotas, desganado… sabiendo que algo falta, que quizás le falta sal… o quizás lo que te falto soy yo.

12194621_1076003075773698_7119549419884302738_o.jpg

Y ella puede intentar llenar tu corazón… pero tú bien sabes que ya está lleno, ocupado… y ella puede intentar hacer de todo… pero tú ya estás convencido de alguien. Y ella puede intentar hacerte quererla.. pero tu mente quiere otra cosa… que está en otro lado, a mí.

Ella simplemente puede darlo todo, pero tu estás ya acostumbrado a mis formas y aún así, recibes de sus manos todo a medias.

Y la miras y ahí ando, me extrañas, me necesitas. Te urge mi presencia, te urge mi tacto, te urge otra vez agarrarme por la cintura mientras estoy desprevenida.

Y habías anestesiado mi nombre, habías guardado mis besos en tus bolsillos, mi nombre en el cajón y todo este tiempo habías temido que regresara y me adueñara de tus ausencias, sus silencios y tus insomnios… y no pudiste, porque siempre me guardaste bien dentro, debajo de la piel.

12984064_1178542108853127_3784710752068725508_o.jpg

Ni lo intentes, ni intentes desecharme porque no podrás. Ahí estaré en sus besos y caricias, en sus malos chistes y en ese par de detalles que siempre, te recordaran a mí… pero te dejarán un mal sabor de boca, el de mi ausencia. 

Y ahí estaré cuando la mires y sepas que le falta algo y cuando suene nuestra canción en la radio.

Puedes intentar todo lo que quieras, buscar a otra o un remplazo de esa, pero bien sabes cariño mío que nadie en este mundo, nadie, podrá igualar las sonrisas que yo te saqué,  a ninguna le quedará tu saco en esas noches de frío como me quedaba a mí, nadie podrá besarte así, nadie podrá caminar a tu lado de la misma forma que yo.

No intentes sacarle personajes secundarios a esta historia, no les hagas perder el tiempo, no te hagas perder el tiempo.

Está bien… disfruta de su compañia.. compárame con ella todo lo que quieras, intenta encontrarle ventajas, intenta estropear mi nombre y cada una de mis manías, intenta tratarla como a mí, intenta cuidarla, besarla y apreciarla como a mí, trata de hacerlo y sí… puede parecerse mucho a mí…. pero nunca será yo.

Texto: Sofia Salame

Foto: Lulu Lovering

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

5 thoughts

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s