Quisiera odiarte y ni siquiera puedo.

Te recomiendo oír esta canción mientras lees el texto: Favela – Como quiero odiarte

Juzgando tu comportamiento, podría decir que eres de lo peor, que te detesto, que te aborrezco y a decir verdad estoy más cerca de odiarte que de si quiera quererte. Después de como acabo todo, conocí la peor versión de ti y de mí… hasta creí que fuimos mal hechos uno para el otro.

Te admiraba, en serio lo hacía. Eras mi mundo, mis galaxias, mis sueños, mi futuro y mi presente y me decepcionaste, me traicionaste, me invadiste de mentiras, juicios y ya no hay remedio, me he intentado hacer a la idea de eso. 

11396_612895668736583_1735676661_n

Nuestra historia, esa que juntos escribimos, fue irrespetada por tus tachones y faltas de gramática, fue rayada por tus necias palabras y los verbos en ella, siempre estuvieron mal conjugados.

Destruiste todo lo que construimos, jodiste mi presente y actualmente desdibujase mi sonrisa, esa que tanto te gustaba.

Lo nuestro, se quedo en mío, en tuyo y en tantos egoísmos que me envenenan, me llenaste el alma de malas palabras y decepciones.

Me destruíste.

739928_716004798425669_1442121029_o.jpg

Y juzgando por tu última mirada, podría decirte que me arrepiento de ti, que fuiste mi peor decisión y el peor error de mi presente, de mi pasado. O al menos eso es lo que he estado  intentando creer…

Odio todas tus mentiras y manías, todas tus medias sonrisas y tus trágicos desencuentros. Detesto tus perfectas manos y tus ojos acaramelados, desprecio tus pocas dulces palabras y  me da tanta rabia pensar que hoy.. queda un espacio en mi corazón deseándote, detesto que el asiento de alado ruegue por tu presencia. Y lo admito, todas estas noches he dormido a la orilla de la cama para que quepan tu recuerdo y tu ausencia. 

Desearía desalojarte de mi corazón, bajar las manos y dejar de pelear esta batalla… pero no puedo hacerlo. 

740298_580496418643175_237827171_o.jpg

La verdad, pudiera odiarte todo lo que quisiera y aun así mis ganas de amarte son mayores, pudimos habernos destruido y aún, hay más momentos construidos que los que a pedazos quedaron. Y sí, sigues aquí aunque no estás.

Y podría jurar que este ardor no es de desprecio, sino de necesidad. Y podría jurar que este dolor en el pecho, duele por tu ausencia y podría jurar que a nuestra historia le quedan cientos de capítulos más.

905240_648696551823161_975978283_o.jpg

Y sí, parece que han pasado años de distancia desde que te fuiste hace diez noches y te confieso que no sé cómo seguir desde este punto.

Mis pasos extrañan caminar junto a los tuyos y nuestro platillo favorito extraña que lo compartamos juntos. Y ya no sé que hacer con mis manos que tanto buscan el mapa de tu cuerpo.

1234778_719906641368818_1262100443_n.jpg

Y sé que esta historia desgastada saca polvo, pero también brillo y le siguen faltando versos por escribir, no podemos rehusarnos a continuar escribiéndola, es nuestra. Tuya y mía.

Cada día que pasa, quiero abrazar tu alma etérea y quisiera que nos aferráramos a todo eso que nos unió, quisiera darnos otras miles de oportunidades y que borremos el dolor y el resentimiento, que pudiéramos llorar de felicidad y que las decepciones sean lo mínimo aquí.

Y sí, guardo rencor y sí, me muero porque estés aquí. Y sí, podría decirte que te odio, pero no me sale la voz, porque habitas cada aliento, en cada palabra.

1493292_1142488995777245_5450137826587225352_o.jpg

Hoy me dueles y me calas, hoy te odio y me ardes en cada lágrima. Hoy quisiera borrarte y tirarte a un vacío, pero no puedo. Porque aunque no lo deseara, te amo con cada hueso, con cada herida, con rabia y desdén.

Porque eres mi “hasta el fin”, porque no eres mi “para siempre”, sino mi día a día, porque eres el deseo de mis estrellas fugaces y el pedazo de fe en cada triste final.

Y quiero que sepas que a pesar de todo, no me arrepiento de haberte amado y aunque me he dicho miles de veces lo mucho que te odio y aunque me haya repetido tus defectos una y otra vez… no puedo. Vives en mí, estás aquí y sigo sintiendo tus besos, tus caricias y sigo sintiendo tu valor aquí.

Y no lo puedo evitar, eres la valentía en mi miedo, eres ese rayo de luz en mi oscuridad, eres la firmeza en mi voz cuando tengo miedo… eres eso que amo de mí.

10714531_986285974730882_5664481851089347185_o.jpg

No me olvido de ti, tu recuerdo sigue aquí. Y te amo más de lo que te pudiera detestar.

Te prefiero miles de veces y te deseo otras mil. No puedo abandonar tantas sonrisas, tantos pequeños detalles y aunque quisiera que te marchitaras y largaras, no quiero, porque te quiero aquí y con ganas. 

Me he estado mintiendo, he estado inventando excusas para odiarte y detestarte, pero no puedo. Te sigo prefiriendo a ti, en ésta y en las otras miles de vidas que nos quedan.

Tengo arrepentimientos, me asustaba perderte y si hubiera algún modo de arreglar esto, de borrar los errores de escena, los malos presentimientos y las batallas mal peleadas… lo haría.

Y he perdido la cabeza y el dolor me adueña, porque quiero hablar de ti en cada oportunidad, porque eres ese pensamiento a las 3 de la mañana y ese “desearía que estuvieras aquí” en la tarde de tragos con nuestros amigos. Y me he muerto miles de veces y aun así prefiero hacerlo por amor.

11235300_1265054743520669_6871221892347847009_o.jpg

Y hoy vivo a la mitad, eres mi ausencia y mis temores, mis inseguridades y el temblor en mi cuerpo. Y he intentado disimularlo con malas excusas y no lo he logrado.

No puedo odiarte.

Porque si te odiara a ti, me estaría odiando a mí misma.

Eres mi historia, eres parte de mí.

Y te odio.

Y te amo. Y me toco perderte.

Y te llevaste todos mis pedazos y te odio por eso, pero me dejaste con tantos tuyos que no sé cómo hacerle.

Y sí. Te detesto porque te sigo teniendo aquí, porque no te vas de mi mente, porque nos equivocamos, porque nunca reconocimos nada.

483283_489182317774586_660406628_n.jpg

Y te apuesto a ti en ésta dimensión y en las que siguen. Y quisiera odiarte más y así guardarte en pedacitos en el cajón, pero no puedo ni tampoco quiero.

Lo que sí quiero es tenerte aquí. Y aunque quisiera odiarte, no lo voy a hacer nunca, porque eres lo mejor que me ha pasado y la verdad, sí, fuiste mi mejor decisión.

Texto: Sofia Salame

Fotografías por: Kyle Thompson

8 comentarios en “Quisiera odiarte y ni siquiera puedo.

  1. Apenas han pasado cuatro días desde que entre nosotros todo termino y me duele no se que a ser de mi , pero solo esperó que este dolor termine pronto , ya no puedo con esto !

    Me gusta

  2. Maldito el momento en que llegué a este post al final de la madrugada viendo el atardecer despues de aceptar que los ultimos 4 dias y 4 noches ya no he sido yo a quién abraza el ser que logró lo mejor de mi. Maldito el momento en donde ese huracan arrancó mi historia y marchitó mi vida en tan solo horas. En este post, plasmaste cada cosa que no queria dejar salir por el dolor ciego que todo esto provocó.
    Buscaba venganza, pero esa no soy yo.
    Buscaba su dolor, asi tal y como yo lo estoy sintiendo al saber que sus besos ya no son mios sino de mi mejor amiga y mi peor enemiga.
    Pero hey! Tus palabras… El saber que no estoy sola, me tranquilizaron.
    Aplausos para vos 🙂

    Me gusta

  3. Tengo 8 meses repitiendome todos los diás, no puedes querer a quien no te quiere, intentando buscar tantas respuestas y viendo como el esta corriendo cuando yo apenas puedo estar de pié, aveces siento odiarlo tanto por todas las mentiras… pero la verdad es que daria mi vida por vivir de nuevo lo que vivi con el, aún sabiendo como terminaria… vivo del ayer, me enamoré de una mentira.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s