A medias, así fue como nos quisimos.

Nos habíamos sentenciado a miles de promesas.

Nos habíamos amarrado como anzuelos. Yo la dramática y tú el indiferente.

Nos buscábamos poco, nos queríamos poco, nos condenábamos mucho. 

Y lo negábamos, no éramos el mejor error del otro.

Mentíamos de más, nos reprochamos mucho más y la verdad ni me completabas ni me reducías.

No teníamos sentido, me dabas la razón, no se sentía el calor, el afecto o el compromiso. A veces nos desvivíamos por el otro, otras nos entregamos por compromiso y otras no era necesario describirlo.

Nos postrábamos ahí, como en aparadores y levemente,insípidamente no sabíamos lo que éramos, lo que queríamos…

tumblr_inline_o6nrvvEjfH1qkegog_540.jpg

Mediamos el amor en manojos de besos, en kilos de miradas y sobre llevábamos el umbral del dolor, de los recuerdos y de lo todo lo que no nos hace entender.

Y cada vez era menos, conversábamos menos y nos merecíamos menos. No nos interesaba ni tampoco nos arrepentíamos, sin darnos cuenta que de a poco nos estábamos borrando, olvidando, matando…

Y entonces me pregunto: por qué  hacerlo a medias cuando me conociste completa. Te conocí completo y merecemos números enteros y no decimales, restos y “por compromisos”.

¿Por qué querernos a medias? ¿esperarnos a medias? ¿reprocharnos a mitades? y ¿procurarnos en sobras?

Kehlani-‘You-Should-Be-Here-Music-Video-Review-MusicSnake.jpg

Y la verdad uno se cansa de las verdades a medias, de promesas en falso, de besos sin alma, sin carne ni hueso, de miradas vacías, de excusas baratas, de tantas interrogantes y de insinuaciones sin destinatario. Uno se cansa de leer poesía barata, de buscar, de intentar y de que no recibas lo mismo o de no dar lo mismo.

Y me cansaste en saldos, te dejé en deudas y cuentas en déficit y no lo merecíamos, no nos lo merecíamos.

Y nos cansamos de darlo todo -alguna vez- y recibirlo todo a medias y ya después ni ganas habían de entregar “algo”.

Nos hartamos de estar ahí y de que estén a medias para ti, que se entreguen sin ganas y con restricciones…  Uno se cansa de los amores que te interpretan en prejuicios y te dan un sentido erróneo. Uno se cansa de tanta inseguridad, de tantas dudas, de ver a los ojos y no encontrar nada, de tocar y no sentir nada.

Screenshot (317).png

Me había cansado y estoy segura que tú igual.

Y te habías cansado de ser el único con insomnio y yo de ser el única que lloraba.

Y nadie recordaba, nadie intentaba, ninguno quería, ninguno se necesitaba. Y para qué carajos entonces…

Y se cansó. El amor, el tú, el yo.

Se cansa de no sentirse merecedor, de sentirse con culpas… cuando verdaderamente deberías de sentir lo opuesto… cuando deberías de soltarte el cabello, reírte como idiota y sentirte más libre que nunca. Pues el amor es eso….

El amor solo debería de cansarte cuando ríes sin parar, cuando besas sin parar, cuando corres junto al otro sin parar… el amor solo cansa cuando hablas y te secas la garganta. Y la verdad si nos cansó por otras razones. Olvídalo, el cansado no es el amor.. sino que éramos nosotros.

Texto: Sofia Salame

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s