El amor no es un sentimiento, es una decisión.

Llevo ya miles de pláticas con amig@s, he leído infinidad de artículos en revistas y páginas de internet, y me he quebrado la cabeza dándole vueltas a aquél tema que todos nos atrevemos a mencionar, pero no somos lo suficientemente valientes para experimentar: el amor. Y estoy realmente aburrida, y digo aburrida porque todo mundo trata de explicar porque las relaciones no funcionan, agregan teorías diferentes, y tratan de encontrar las causas de un comportamiento generacional donde el amor perdió su valor, pero… ¿el amor fue el que perdió valor, o nosotros le restamos valor?, ¿el amor es el que nos genera problemas, o somos nosotros quienes no sabemos valorar lo que tenemos?

couple


¿Miedo al compromiso, miedo a abrirnos demasiado, miedo a tropezar?, ¿qué nos pasó y en qué mierda nos convertimos? Vamos y venimos, viviendo en el egoísmo completo creyendo que no necesitamos de nadie, que la soledad es el mejor lugar en el que cualquiera podría estar, y al final cualquiera que piense eso, se está engañando, porque por las noches, cuando las luces se apagan, cuando la vida te trata de modo hostil, cuando nada sale bien, todos deseamos tener compañía, alguien que nos bese y nos abrace, porque sí, EL AMOR SÍ IMPORTA. 


Vivimos nuestra vida acelerados, checando nuestras redes sociales todo el tiempo, compartiendo vídeos de risa, dando likes, recibiendo likes, comparando nuestras vidas con personalidades del Instagram,  subiendo selfies, citando frases motivacionales, ¿y no podemos mirar a los ojos del otro y ser capaces de desnudar el alma?, ¿en qué momento las personas se convirtieron en algo desechable y los celulares el tesoro más preciado?, ¿qué nos pasó? Podemos conectarnos a cualquier red wi-fi, y somos inútiles para conectarnos con una persona. Tenemos cientos de expectativas que queremos llenar, queremos un amor perfecto que no provoque el mínimo sufrimiento, y ahora me atrevo a decir que eso es de cobardes. Quien no ama, no merece vivir, quien no ama, al final no vive, quien se encierra en sí mismo, sin amar los defectos, está condenado a morir solo, y al final, en los peores instantes, y en los mejores, siempre es bueno voltear y ver que alguien sostiene tu mano.

couple 2


Nos preocupamos demasiado porque llegue alguien que llene nuestros espacios, que llene nuestras expectativas.

Podemos desplegar una lista de exigencias y requisitos, pero para el amor no hay términos ni condiciones, solo tomarlo o dejarlo ir tal y como es, tal y como llega.

Podemos hablar mucho sobre lo que esperamos de la otra persona, pero, ¿y nosotros mismos?, ¿por qué solo hablamos de lo que queremos, y no estamos dispuestos a ser eso que otra persona necesita?, ¿pedimos amor? Deberíamos aprender a darlo. Deberíamos entender de una vez por todas que nada llega si no somos capaces de desprendernos, que nada es como lo pintan en las películas, que para estar con alguien se necesita mucho más que amor, porque el amor no es un sentimiento, es una decisión. 


El amor es una decisión por el simple hecho de elegir compartir tu felicidad con una persona; decidir todos los días luchar por algo, en vez de desecharlo como si fuera otra pila inservible de un iPhone; decidir tener una buena comunicación, y si hay peleas, que haya reconciliaciones excitantes. Sí, el amor es una decisión, como cuando eliges qué ponerte en las mañanas antes de salir a trabajar, o cuando eliges el sabor de tu helado, o cuando eliges quedarte incluso cuando la tempestad parezca derrumbarlo todo.

couple 4

Porque al final las historias dejan de tratarse de las personas con las que dormiste, y buscas con quien despertar, con quien desayunar, y con quien ir a las bodas familiares, y a las carnes asadas de tus amigos.


Vivimos en un mundo que nos hace sentir bien teniendo una vida “ocupada”, viviendo para nosotros y para nuestros propios intereses, pero, ¿y la vida de verdad? Tumbarte al pasto, ver las estrellas, salir de viaje, arreglarte para salir con alguien, bailar, comer, tropezar, discutir, saber conciliar diferencias, de eso no tenemos ni la más remota idea, y para mi, el placer de la vida no está en tener una vida “ocupada”, no. El verdadero placer de la vida es eso: vivirla. Y si existimos hombres y mujeres para acompañarnos, ¿por qué negarnos la oportunidad de ser queridos y querer a alguien?


Ya no quiero vivir acostumbrada a relaciones efímeras o citas sin continuidad, y eso no va a sucederme a mi, ni a nadie, si no estamos dispuestos a dar aunque sea un poco de nosotros.

El error no es generacional, es individual, porque en eso nos hemos convertido: en malditos individualistas que solo piensan en el bien propio, en los intereses propios, en nuestra vida propia.

couple 5

Realmente quiero comprometerme con alguien, no salir corriendo, no quiero dejarlo a la deriva o al azar, quiero elegir a alguien y decidir todos los días desprenderme de cosas sin importancia, de los miedos, de las dudas, para entonces ser lo suficientemente dichosa como para encontrar a alguien que me enseñe a querer. Puede que me tome años encontrarlo, pero no planeo desistir por las decepciones que he tenido, el mundo es un lugar enorme y quizás tenga que ir hasta la Patagonia para encontrarlo, tal vez la vida da mil vueltas y termino encontrando al amor de mi vida en la esquina de mi ciudad, no lo sé con certeza.

Pero lo que sí sé con total seguridad es que no planeo seguir encerrándome en una burbuja llena de egoísmo.


No quiero formar parte de ese sector de la población que maldice el amor, cuando los culpables somos nosotros por tomar con ligereza algo tan valioso como la entereza de las personas. No quiero seguir culpando a las personas con las que he salido, quiero ser todo eso que exijo, quiero ser un entero que acompaña a otro, y lo más importante…

Quiero ser alguien que decida dar el paso que todos mis amigos tienen miedo dar: enamorarme de verdad.

Dejar de ser pesimista, esperar lo peor de las personas; prefiero darme el tiempo para tomar un buen café, escuchar, conocer, abrir mi mente, mi espíritu. Empezar a vivir la vida que tanto me aterra a veces, y si logro encontrar alguien con quien recorrer el camino, no me voy a cerrar, no voy a mirar mi celular, no voy a negarme la oportunidad de sentir algo que me hace humano, tan humano que te aviva los sentidos, te cambia la vida, y donde antes no había esperanzas, las comienza a haber, así es el amor.

couple 3


Sí, quiero dejar ese error individualista, esa mala costumbre de desechar a las personas, de pretender que el amor es irrelevante. Porque deseo bastante tener con quien poder acurrucarme, incluso con quien discutir de vez en cuando, poder admirar las cosas desde la perspectiva de alguien más. Sí, quiero experimentar algo verdadero porque lo pasajero ya me aburrió, ya no se siente como antes, y  hoy en vez de pensar con quien pasar un buen rato, pienso con quien valdría la pena despertar.

Porque honestamente tengo mucho más que dar que solo unas semanas inconstantes, tengo toda la poesía posible esperando en mis manos, tengo la música ideal para dedicar. Escribí todo esto escuchando “Yellow” de Coldplay, ¿y todavía me pregunto si soy capaz de enamorarme? Hoy me doy permiso. Quiero perder la noción del tiempo, quiero tener un cómplice, quiero que me duela el estómago de tanto reír, quiero llorar, quiero algo que me haga sentir, que me haga enojar, que me haga cuestionarme sobre cosas trascendentes. Quiero besos, flores, pruebas y errores; quiero hacer cosas nuevas, quiero hacer el amor, aunque mi generación piense que es una oración anticuada.

Quiero hacer el amor con alguien logrando aceptar que es distinto a mi, compartiendo mi tiempo, escuchando de sus planes de vida, de las sombras del pasado que lo persiguen. Quiero conectarme, profundizar,  navegar por las tempestades que a veces guardamos en el alma. Eso quiero, y puedo apostar que la mayoría, aunque lo nieguen, cuando están solos, en el silencio total, desean alguien que aligere el equipaje de la vida, alguien que los abrace mientras lloran.

Texto por: Arte Jiménez

Fotografías vía Tumblr

7 comentarios en “El amor no es un sentimiento, es una decisión.

  1. Me encantan tus reflexiones. Sin duda alguna me siento identificada con la mayoría de ellas. Muy bonita labor la creación de este blog. ¡Saludos desde Mexicali, Baja California!

    Me gusta

  2. Sii todo eso es sierto,pero. Tambien es sierto que es muy difícil. Encontrar. Ese. Amor con quien despertar. Cada mañana. Y compartir cada momento. De nuestras vidas!!

    Me gusta

  3. Sii todo eso es sierto,pero. Tambien es sierto que es muy difícil. Encontrar. Ese. Amor con quien despertar. Cada mañana. Y compartir cada momento. De nuestras vidas!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s