Le escribo a él, pensando en ti.

Me refugio en cada mínima excusa, en cada explicación y me demoro en darle respuestas. Mi desencanto es lógico y el vacío en mis ojos es más que obvio.

Y se me traban los pasos. Y los labios. Y la voz no me sale. Y mis manos no te encuentran y mi cuerpo está en huelga.

Y mi alma también me traiciona y mi mente me dispara tu pensamiento. Y pareciera concurso de talentos.

Y cuando lo miro, me quedo con las ganas de encontrarte y cuando lo siento me invade la necesidad de sentirte.

Mi corazón en ayunas y mis palabras se detienen en vacíos hacia el precipicio. Y alguna que otra vez me ruegan mis pasos dar hacia atrás, para haberte detenido.  

11930920_10155980976850472_1980417183838285275_o

Y le apuesto a él, a un nuevo él.

Y hay realidad en mis sentimientos, hay realidad en mi mirada, pero es una realidad inventada. Con un poco de verdad, pero más poco que mucho.

Y arriba de su hombro te busco y te necesito. Y te grito en silencio y le ruego al cielo por ti. Y me quedo con las ganas de dejarte de extrañar, de dejarte de buscar en él. 

Y soy egoísta y soy todo lo que odio y me doy cuenta que me comporto como detesto que lo hagan. Y le pago con mentiras, le resto detalles y solo cuento los segundos para sumergirme en ti otra vez.

Y besando sus labios encuentro tu sabor. Y en el calor de su roce, me da hormigueo de pensarte. Y desempolvo nuestra historia y sale brillo. Y necesito dejar esa página todavía abierta.

Captura-de-pantalla-2015-09-27-a-las-10.52.41.png

Y en cada pregunta, busco tu opinión. Y en cada milagro un cambio de sujeto, de predicado.

Cuando le escribo, entre letras te me escondes. Y te veo corriendo entre páginas y te observo moverte entre los espacios, entre los renglones. Y todavía eres dueño de mis lágrimas y de mis breves historias de amor.

Y todavía eres el protagonista de nuestra historia. Y siento que le defraudo a nuestro cuento al no tenerte aquí. Y eres mi peor dolor. Y definitivamente, no hay peor dolor que el que tiene nombre, apellido, fecha y olor exacto, pero no fecha de caducidad.

Y tu voz me reprocha y tu imagen me persigue y los acentos se me escapan. Te quiero aquí. ¡Qué tan difícil es decírtelo! 

10986722_10155242039200472_8530072349752114187_o.png

Y uno los lunares de su cuerpo, deletreando tu nombre, apellido e historia. Y me arden los dedos al no encontrar tu toque.

Y te apareces cada vez que lo llamo por su nombre y en su aroma te me escondes. Y te repites en mis rutas y me desubicas. Y te postras entre mi mirada y la suya, entre mi historia y la suya.

…y cada verso falso que él recibe, la parte más sincera te la dedico a ti.

Y no te saco de ahí. Y te quisiera dedicar todo a ti, quisiera leerte este texto y sentirte cerca de nuevo. Y me quedo con la duda por si regresas, lo doy todo a medias porque te espero y aquí me quedo con las ganas y tú sin ellas. 

Y estás aquí, tal vez físicamente no. Pero al final, no me aburro de escribirte, de dedicarte poquito, de tenerte un poquito, aunque sea en letras y en conjunto de éstas.

Texto: Sofia Salame

Laura Zalenga Photography

 

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s