CARTA DE PARTE DE UNA “MISÓGINA” A OTRAS:

“¡Ignorante!”, “¡mediocre!”, “¡neo machista!”, “¡misógina!” fueron algunos de los insultos que recibí esta semana a través de las redes sociales, en un ataque masivo luego de una publicación que hice en El Universal criticando a las feministas extremistas.

En el arte aparece una mujer en vestido, con vellos en las axilas y en las piernas, con un cartel que indica el movimiento #NosQueremosVivas y abajo, se visualizan hombres que apoyan la marcha, aplastados por la mujer extremista. Se tituló “Feminismo extremista”. Una crítica clara a los actos extremos de mujeres partícipes de movimientos deformados, en los que –irónicamente- a través de la violencia buscan redimir la violencia hacia la mujer.  La equidad fue la gran ausente en la marcha que buscaba la igualdad.

original.gif

Criticar al feminismo extremo es un tema delicado, incluso los medios de comunicación suelen callar sus críticas a este extremismo tal vez por aquello de ser “políticamente correctos”. Se ha propagado la idea de que el feminismo extremo es por definición bueno, ya este –supuestamente- busca la igualdad de género. Se hacen llamar feministas extremistas porque quieren que la mujer -que ciertamente ha sido rezagada por la historia- se empodere ante el hombre. En sus discursos , vacíos de argumento se nota un odio al sexo masculino, un resentimiento que no se está manejando de la manera más inteligente. Con la misma claridad y balance con la que  -en la Edad Media- discutía la Iglesia si las mujeres tenían Alma y cuál era el sexo de los ángeles.

Nadie puede cuestionar que en México y en muchas otras partes del mundo, aún en el llamado 1er mundo la mujer ha sido víctima del machismo y de la violencia a través de los años. La mujer ha sido y es menospreciada ante oportunidades de trabajo y ha sufrido malos tratos sociales. Ni que hablar del trato humillante que reciben en países como Arabia Saudita, donde un camello tiene más derechos que una mujer. La mujer está estereotipada equivocadamente como el género débil de la sociedad y con toda la razón, se ha hartado. La lucha contra la violencia a la mujer es admirable, siempre y cuando no se desvirtúe la idea, cosa que ha sucedido en México y muchos países de Latinoamérica. El odio y el resentimiento deforman luchas nobles que han de hacerse de manera pacífica, pero sobre todo, inteligente.  Porque es en ese terreno, más que en otros, es donde las mujeres hemos demostrado que no solo somos iguales, si no mejores.

Feminista-Ilustrada_PLYIMA20160304_0032_1.jpg

Según la ONU, en México 44% de las mujeres han vivido algún episodio de maltrato o agresión durante una relación de pareja. Entre el 2000 al 2014, en México 5 mujeres fueron asesinadas por día según estudios del INEGI (2016). Sin duda, la situación en el país con respecto a la mujer es grave y hay que hacer algo al respecto. Nosotras hemos sido víctimas a través de la historia y eso tiene que cambiar pero sin volver víctima al otro. Un abuso no justifica otro.

Una mujer- al igual que un hombre- no debe de sufrir ningún tipo de violencia de género, todos deberíamos de poder caminar libremente por las calles sin sentir ningún tipo de acoso a cuenta de los genitales con que vinimos al mundo.  

El pasado domingo 24 de abril se hizo una marcha en la Ciudad de México llamada #NosQueremosVivas, que en principio tenía un motivo noble: la lucha en contra de la violencia machista hacia la mujer. En la marcha participaron casi 30 Estados diferentes de México, muchas de ellas con causas admirables que buscan mejorar a la sociedad a través de fundaciones, organizaciones y movimientos pacíficos. Movimientos inteligentes.

Por otro lado, muchas de las manifestantes se desnudaron, otras quemaron cosas y grafitearon monumentos históricos. El vandalismo fue parte importante del evento. En una muestra de absoluta intolerancia se les prohibió el paso a hombres que apoyaban la causa y que querían participar. No se les permitió formar parte del movimiento sólo por ser hombres. Extraña forma de luchar contra la discriminación.

Stellar-Leuna-Feminismo-10.jpg

Cuando se convocó la marcha las organizaciones declararon que su objetivo era “sumar a todas las personas que deseen tomar acciones para visibilizar, cuestionar y denunciar todas las violencias machistas de las que las mujeres somos víctimas todos los días, en todos los espacios”. ¿Dónde quedó la inclusión? ¿En qué momento se deformó propósito de la marcha? Las feministas extremistas quieren derechos iguales para todos, menos para los hombres. Predican la violencia de género que reclaman.

La idea que en principio impulsó la marcha es admirable y hay que apoyar estas iniciativas que buscan mejorarnos como seres humanos, pero, ¿en qué momento se deformó esta idea tan bonita de luchar –hombres y mujeres- en contra de la violencia de género? ¿Quién dijo que la intolerancia se eliminaba con intolerancia? ¿Qué hizo pensar a las partícipes que la violencia se apacigua con violencia?

Además les pregunto a las que se hacen llamar feministas extremas, ¿grafiteando monumentos históricos van a hacer que un hombre deje de violar a una mujer?, ¿teniendo pelos en las axilas para presumir un falso feminismo, va a disminuir los feminicidios que ocurren todos los días en México?, ¿desnudándote y gritando insignias violentas, va a lograr que dejen de verte como un objeto sexual? ¿Excluyendo a los hombres de la causa va a eliminar el machismo? Pregunto además, ¿cuántas de esas personas que insultaron sin argumento realmente hacen algo para que cese la violencia contra la mujer? Probablemente la mayoría sólo se sienta y escribe mensajes de odio a todo aquello que no esté de acuerdo con su manera de pensar sin ni siquiera discriminar antes a quién está insultando. Hasta para eso, hay que ser ecuánime.

Lamento decirles a todas las feministas extremistas que –en mi humilde opinión- el odio no es el camino para lograr erradicar el odio ni la violencia contra la mujer. Ir a una sola marcha a lanzar piedras y gritar consignas contra los hombres no cambia un ápice la injusta situación de la mujer, por el contrario, la empeora. Insultar cobardemente por redes sociales no te hace luchar en contra de la violencia de género ni genera un cambio positivo en la sociedad. Odiar a los hombres no hace que el machismo desaparezca. El feminismo es lo mismo que el machismo, pero del lado contrario. Se han convertido en lo que odian.

significado.gif

La violencia contra la mujer tiene que enfrentarse de manera inteligente. Con argumentos, a través de la educación social a los hombres y mujeres. Con la enseñanza de valores, la inclusión social y la concientización. La violencia contra la mujer hay que denunciarla y hay que repudiarla. Pero la violencia contra el hombre también. La lucha debe de ser para la igualdad, para ser mejores seres humanos y odiando, nos aleja de llegar a serlo.

Los hombres y las mujeres somos muy diferentes, pero ambos tenemos mucho que aportar y ninguno debe de ser maltratado ni violentado. Un hombre agredido  por una mujer va a generar machismo extremo. Una mujer violentada agredida  por un hombre va a generar feminismo extremo. Hay que erradicar la intolerancia, el odio, la violencia y los extremismos. En ambos sexos.

DiaDaMulher2.gif

Las mujeres mexicanas que luchan para que el género femenino tenga los mismos derechos que los hombres son aquellas que con su ejemplo de excelencia dejan callados a aquellos machistas que buscan aplastarnos: Mujeres como Genoveva Leipold, mujer piloto que formó parte de la primera tripulación totalmente femenina de Aeroméxico en un viaje hacia China. Ibeth La Roca Zamora, campeona mundial del box. María Bárbara Wetzel, niña de 12 años con Síndrome de Down que orgullosamente es campeona mundial de gimnasia artística. Patricia Bugarín, Coordinadora Nacional Antisecuestros. Ximena Galicia, víctima del acoso universitario que ahora tiene una organización para concientizar a las personas acerca de este tema. Existen miles de mujeres admirables que día a día le demuestran al mundo que tenemos los mismos derechos porque tenemos la inteligencia y el talento para competir sanamente de igual a igual, en todos los terrenos.

En la historia, las mujeres que sí han logrado que se llegue a la igualdad de género no lo han hecho a través de la violencia ni el odio hacia el hombre. Lo han hecho con constancia, inteligencia y argumento. Las personas que insultan y violentan porque son “feministas” -y que probablemente sólo han ido a una marcha en su vida- no trascienden en la historia ni logran nada importante. Son actos de cobardía y de mediocridad.

hermione-feminismo-gif

Entonces dejemos de odiar, seamos inteligentes, no se vayan por el camino de la violencia. El medio es el mensaje y si tu medio es la violencia, serás igual que los que han atacado a todas esas mujeres. Eso no es justicia, es estupidez y nos hace retroceder, no avanzar.

Apoyo a todas esas personas que tienen la idea correcta sobre luchar contra la violencia contra la mujer, muchas de ellas sí participaron en la marcha que en principio era pacífica y se convirtió en una manifestación feminista agresiva. Especialmente admiro a todas esas mujeres que han sido víctimas de la violencia de género y que a pesar de ello, no se van por el camino del odio sino que de su experiencia hacen frutos que mejoran a la sociedad.

Estoy de acuerdo con esas personas –mujeres y hombres- que buscan la igualdad de género, que aceptan otros puntos de vista y que no odian por odiar. Esas personas que sí trabajan para mejorar como seres humanos, les aplaudo y las admiro.

Estoy en contra de la violencia de género y apoyo la igualdad, creo que las mujeres estamos a la altura de los hombres y en muchos casos por arriba… creo, que entre los dos, nos complementamos y podemos crear un mundo mejor. Mi trabajo todos los días busca demostrar –a través del arte- que a través de un genuino respeto por el otro y las buenas ideas podemos generar cambios positivos en un país donde se ha menospreciado a la mujer. Estoy en contra del machismo extremo. Estoy en contra del feminismo extremo. Cualquiera de los dos lados es negativo y debemos siempre mantenernos con los pies en la tierra.

Si quieres hacer un cambio crea una organización, educa a tus hijos, crea mensajes inteligentes y con argumentos, ayuda a denunciar, difunde mensajes que creen empatía en las personas para que lo entiendan y mejoren. Incluye y comprende diferentes puntos de vista. Pero mujeres, no insulten, no generen más odio, no destruyan su ciudad y especialmente, no sean igual que los hombres machistas que tanto critican.

 

Atentamente,

CamdelaFu, La “misógina”.

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

3 thoughts

  1. Cam,

    Muy muy de acuerdo con tu analisis. Sobretodo se trata de entender contra que estamos luchando. Evidentemente, la igualdad es un tema por el cual es necesario luchar pero con los medios y las formas adecuadas. Sino, nos convertimos en parte del problema y no de la solución. Además, porque yo me quiera depilar o ser la mujer más femenina del planeta tierra no soy menos – o no deberia ser menos – considerada luchadora por la igualdad. Al contrario, se trata de que yo, siendo muy femenina, pueda hacerme valer en mi entorno. Y demostrar que aqui nadie es menos que otro. Desde luego es intolerable la violencia y es intolerable excluir a los hombres.

    Un saludo!!!

  2. Cam,
    en las redes sociales noto mucho odio contra el varón. Parece que uno tiene que disculparse por haber nacido varón. Yo no elegí ser varón, y merezco respeto igualmente. Existe un discurso de odio tremendo. Se sabe que es la gente pobre quienes mayormente cometen ilícitos, los varones vulgares que se topan en la calle, en el microbus, etc. Son personas de clase baja, pobres, sin educación. Recordar que en México 60% de la población es pobre. Hay un grave problema de educación y valores por lo que esta sociedad se está yendo a la mierda. Pero hacer campañas mediáticas de odio al varón, están llegando a un sector equivocado. Así no van a cambiar nada, sólo están ofendiendo a los grupos de varones más equivocados, a aquellos que podrían ser sus aliados. A ver en que acaba esto, porque uno se harta de sus berrinches.

Responder a Eneas Cancelar respuesta