Me dije que sí, hasta que la muerte nos separe.

Las locas, las brujas, las mujeres; hablemos de ti, de mi, de nosotras.

Me llamaron tonta, loca, puta, zorra. Me gritaron, me manosearon de pies a cabeza y me dijeron que fue mi culpa. Me llamaron intensa. Así que los provoqué; salí con quién quise, besé a quien quise, bailé lo que quise. Choqué autos, peleé fuerte, me escapé de casa, volví enseguida. Me fui de viaje, regresé, fui infiel, rompí corazones, azoté puertas, vidas, prejuicios. Reté a mis profesores, mentí a los curas, a mi familia, me mentí a mi misma, me abandoné y me perdí muchos años. Morí infinidad de veces. Vendí todas mis cosas para irme a otro país, renací. Dejé todo y me llevé mi mochila a viajar. Me enamoré con el alma entera. Lloré con ganas, sin ganas, de cansancio, frustración, lloré de miedo, de culpa, de rabia. Reí: Me reí de mi, de todos. Y entonces morí de nuevo para después poder decirme que sí.

¡Sí, acepto! Acepto vivir conmigo toda la vida, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad, acepto estar conmigo, prometo cuidar de mi, de mis pensamientos, prometo aprender a seleccionarlos con delicadeza, prometo paciencia y suavidad en mi caminar. Prometo amarme y respetarme, cuidarme, prometo alimentarme bien, prometo ser congruente con lo que pienso, con lo que digo, con lo que somos. Hasta que la muerte nos separe.

Me juro y me perjuro paz interior, sin esperar que lo de afuera me lo dé, sin máscaras, sin miedos, sin obsesiones. Prometo gente buena, porque ser buena no es malo y seleccionar amistades tampoco, prometo darme lo que merezco. Prometo saber callar y observar. Escuchar sin juzgar. Prometo no juzgarme. Prometo aprender todos los días de mi, de nosotras, del mundo. Trataré con paciencia y amor entender que cada ser humano tiene su proceso, que cada uno es lo que es y que cada persona con la que me encuentre tiene un maravilloso «para qué» en mi vida, todos vienen a enseñarme. Los mejores maestros son los que me enseñan mi parte más obscura, pero vamos, no te desanimes, no hay luz sin obscuridad y esos demonios forman parte de nosotras, de lo que somos. Esos pequeños pensamientos saboteadores son sólo inseguridades que están pidiendo ser vistas ¡Pobres! Están tratando de defenderte. Míralas, no son feas, son sólo parte de una niña con miedo, de una niña lastimada, de una niña encasillada, míralas, te digo, son bellas porque son tuyas.

Confía en ti, confía en que hay algo mágico que sabe exactamente que fichas necesita mover para que puedas evolucionar, confía en la voluntad divina y usa tu voluntad sabiamente para elegir sólo lo que te hace bien, lo que te hace feliz. Usa tu voluntad para entender esa voluntad y entonces aprende a soltar; soltar y confiar en que todo es como debe de ser. Suéltate el pelo, las ganas, los miedos, la risa, el baile, el canto, suelta el maquillaje, el deber ser ¡Suelta! Suelta y libérate de ti, de ellos. Tócate, descúbrete, atrévete.

Prometo además, quitarme el velo de mis ojos para ver a mi alrededor, para contemplar las maravillas que nos regala la vida todos los días, para entender que todas tenemos los mismos miedos, que todas somos una y que ayudar a otras es ayudarnos a nosotras mismas. Prometo vivir un día a la vez y comenzar de nuevo cuántas veces sea necesario. Prometo sanar, perdonar, perdonarme.

Di que sí, que aceptas amarte, respetarte, cuidarte, protegerte, abrirte, entregarte, caer y levantarte. ¡Anda, di que sí! Que ahora más que nunca caminarás sin máscaras, sin miedos, sin tacón.  Di que sí a tu vida, a tus ganas, a tu cuerpo, a tus sueños ¡Muere y vuelve a nacer! Desármate y ármate. Piérdete, encuéntrate. Reconecta con tu luna, con tus ciclos, con todas esas mujeres que estuvieron antes de ti. Reconecta con tu fuerza, con tu ser, con tu luz. Una y otra vez, hasta que tu alma esté tranquila. Porque un alma en paz, es un alma feliz, sin vacíos. Si hay algo que te incómoda en tu vida es porque tu alma sabe y trata de decirte que no estás donde deberías estar: Siendo tú, la mujer libre, la loca, la bruja mágica y hechicera. Di que sí, porque somos un telar, tejedoras de sueños, de historias, de vidas.

¡A vibrar bonito!

Texto por Maca Abarca

¡Visita su sitio web!

http://www.andosintacon.com

 

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s