Esto es lo que realmente significa “ponerte en forma”.

Cuando tenía 13 años tuve anorexia, dejé de comer y hacía mucho ejercicio; mi cabello comenzó a caerse, empecé a tener una menstruación irregular, empecé a perder propiedades; la falta de calcio, por ejemplo, se notaba en mis uñas y en mis dientes. Es un asesino silencioso si no lo corriges. Yo lo corregí.

Durante estos últimos 9 años mi cuerpo ha sufrido distintos cambios, y uno de los más importantes fue mi cambio de estilo de vida al entrar a la universidad. De ser alguien obsesiva con mi peso y mi apariencia, de pronto empecé a descuidarme. El momento en el que me di cuenta que tenía que hacer un cambio, fue un día de Diciembre del 2015, apenas hace unos meses. Dejé de sentirme bien conmigo misma, me llegué a sentir incómoda al sentir mi ropa ajustada, al no poder usar mis pantalones sin que se me abriera el cierre o botara el botón, ese fue mi límite.

No soy ninguna experta en el tema, pero lo que sí puedo contarles es de mi cambio, la experiencia que he tenido al decidir cambiar el estilo de vida que llevaba. Y honestamente, tengo consejos muy útiles. Soy una mujer común y corriente, aún estoy lejos de la meta que quiero lograr, pero esta vez he decidido hacer las cosas de la manera correcta. Soy una mujer joven que más que buscar entrar en cualquier estereotipo, le gusta sentirse feliz y cómoda con ella misma. ¡Sí se puede!

Cosas que debes saber antes de empezar:

Debes quererte y valorarte ante todo.

No es necesario que luzcas un bikini como lo hace la modelo de Abercrombie. Eres única y desde las fortalezas de tu personalidad debes sacar la fuerza para comenzar un cambio. Tú necesitas ser tu propia inspiración.

Ningún cambio es rápido, va sucediendo paulatinamente.

Si eres una persona impaciente, tienes que calmarte y hacerte a la idea que esto no toma unas semanas, toma un buen tiempo.

¿Por qué quieres realizar este cambio?

Olvídate de las modelos de Instagram, por favor. Deja de compararte y querer tener el cuerpo como otra persona. Si vas a realizar un cambio, empieza por hacer lo que se siente bien para ti, no porque sientas alguna clase de presión. Así no va a funcionar.

No va a ser fácil.

Va a haber días en los que probablemente quieras rendirte y correr a comer un helado, unas papas con salsa, y unas enchiladas. Solo recuerda que los beneficios no son para nadie, solo para ti, que lo difícil de lograr es lo que vale la pena y que las cosas maravillosas no se construyen de la nada.

Es un cambio de actitud también.

¿Consejos?

Come mucha más fruta y verdura.

Todas sus propiedad son naturales, y realmente ayudan a que tu cuerpo mejore proporcionándole proteína, potasio, vitamina, azúcar de origen natural.

Sustituye las frituras o galletas.

El pepino, la jícama, zanahoria, arándanos y la manzana son excelentes para comer entre comidas. Puedes prepararlos con salsa, limón, picante en polvo, etc. También puedes comer almendras o nueces (sin abusar), o una galleta que sea de avena 100%.

No sigas una dieta, cambia tu estilo de vida.

La gente se vuelve loca haciendo dietas, y yo estaba igual hasta que alguien me dijo: “las dietas se acaban, tener un estilo de vida saludable es de por vida”, ¡y cuanta razón! Deja de buscar dietas absurdas como las que te matan de hambre. ¡No! Todos sabemos lo que es saludable y bueno para el cuerpo; el aceite, por ejemplo, consúmelo de olivo, otro ejemplo es consumir los alimentos asados y NO fritos.

Cuida tus porciones.

¿Tienes antojo de comer algo como pizza? No hay problema, solo que si antes te comías 4 rebanadas, ahora te vas a comer 2.
Por supuesto que debes evitar este tipo de alimentos por tu salud, pero si te cuesta mucho trabajo dejarlos, puedes darte un lujo de vez en cuando.

Y esto me lleva al siguiente punto…

Haz más comidas.

Aquí te voy a dar un ejemplo de lo que yo hago con mis comidas:

A veces desayuno un huevo revuelto (con poca sal) con jamón.

Hago mi jugo de naranja o toronja, o incluso las combino.

También es delicioso hacerse un cocktail con frutas: melón, papaya, sandia, fresa, etc. Tú puedes elegir la combinación.

El desayuno es la comida más importante del día. 

Mi lunch casi siempre es una manzana (me encanta) o un paquete que contiene dos galletas de avena natural, sin azúcar.

De comida te puedes hacer una sopa de verduras, lenteja, o caldo de pollo; una ensalada de atún (yo preparo el atún con salsa chipotle o cualquier otra salsa para darle sabor) y pedazos de queso panela encima.

Después de la comida fuerte como otra manzana o pepino.

De cena pueden ser rollos de jamón, un medio sándwich (olvídate del pan blanco, mejor come de grano entero) y por las noches suelo tomar té para acompañar mis alimentos.

En realidad lo único que tienes que hacer es dejar la chatarra, lo que tiene conservadores, químicos, y llenarte de alimentos más naturales.

No consumas harinas.

¡Adiós Bimbo, adiós tortillas de harina! Esto es una de las cosas que más nos hace engordar, y muchas veces consideramos inofensivas.

¿Se te antoja un tamal? Cómete la mitad de cena y la otra mitad para complementar tu desayuno. Recuerda, PORCIONES.

¡Mantente activa!

Si trabajas en alguna oficina o te la vives en la escuela, tómate 15 minutos para despejarte y caminar un poco. Si puedes elegir entre las escaleras o el ascensor, usa las escaleras. Lava los trastes, mete ropa a lavar, sal a caminar, barre, sacude, todas las actividades de casa ayudan a que tu cuerpo esté activo. Necesitas dejar ese estilo de vida tan sedentario porque si no estimulamos el cuerpo, se va durmiendo.

No comas lo que sabes que NO vas a bajar.

El ejercicio da equilibrio a la alimentación que recibe nuestro cuerpo. Necesitas empezar a comer lo que tú cuerpo necesita y no lo que la gula o el antojo te piden. Si decidiste darte un lujo como comer unos tacos y comiste una porción adecuada, lo único que queda es sudar mucho haciendo ejercicio.

El ejercicio puede ser tan difícil como tú quieras.

Yo nunca he sido una mujer de gimnasio ni lo seré, pero esa no es una excusa. Hay ejercicios que puedes hacer en casa, y podría enseñarte algunos próximamente.

No necesariamente tienes que ir a un gimnasio como mencioné antes, el ejercicio tiene que ser algo que te hace feliz, si no te hace feliz, entonces enfócate en alguna actividad que puedas realizar como zumba, jazz, yoga, natación, bicicleta, etc. Tú dale el giro que necesitas para sentirte motivada.

Constancia, persistencia y fuerza es lo que se necesita.

Toma agua.

Esto puede parecer obvio, pero hay muchas personas que no lo hacen. Yo era una amante de la Coca Cola, y me resultaba realmente difícil tomar agua, pero conforme pasó el tiempo mi cuerpo de manera automática me pedía más agua.

Aquí te comparto mi antes y después:

Diciembre vs. Marzo.

image

¿Te gustaría que compartiera más acerca de mi alimentación y de los ejercicios que realizo?

Déjalo en los comentarios.

Con todo mi cariño, Arte Jiménez

Anuncios

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

8 thoughts

  1. Hola
    Diste unos buenos consejos y creeme los seguiré.
    Quisiera saber mas sobre tu alimentación y los ejecicios que realizas por favor…

Responder a Kari Castro Cancelar respuesta