Nos queremos vivas

Un fantasma recorre el mundo: es el fantasma del feminicidio y la violencia de género. Sus víctimas: las mujeres. Sus perpetradores: los hombres. La sociedad es cómplice de este mal porque por siglos ha normalizado la práctica del acoso sexual y la vejación, así como conductas machistas y sexistas que degradan a las mujeres por ser simplemente eso: mujeres.

Poco a poco, las mujeres han conseguido abrirse paso en el mundo. Lograron acceso a bibliotecas y universidades, dignificar su trabajo, conseguir puestos políticos, ser líderes. Prácticamente, lograron ser reconocidas como seres humanos, lo que siempre han sido. Sin embargo, las siguen agrediendo, acosando, desapareciendo, explotando y matando entre muchas otras atrocidades que ignoramos.

Hace poco supimos del asesinato de dos jóvenes mendocinas que vacacionaban en Ecuador. En lo que va del año, nos hemos enterado de 16 feminicidios en el estado de Puebla, México. Ignoramos la cantidad de mujeres desaparecidas y asesinadas en todo el mundo. No es consuelo saber que en México ocurren 7 feminicidios diarios, lo que asciende a 2,555 mujeres asesinadas al año. Espeluznante, ¿cierto?

130721_feminicidios

#TeQueremosViva

Con la etiqueta #TeQueremosViva, comenzaron a reproducirse una serie de consejos dirigidos a mujeres para mantenerse a salvo. La intención es buena: avisa a dónde vas, no salgas de noche, ten cuidado, utiliza taxis seguros, camina del lado contrario al tránsito de los autos. En mi vida cotidiana, he puesto en práctica todas y cada una de ellas. Asumo que es por eso que sigo viva hasta el día de hoy. Algunas de esas cosas me las han dicho, otras las he implementado como consecuencia de las cosas que me pasan en la calle. Sin embargo me irritó ver que la pubilcación se compartía rápidamente.

¿A qué se debía mi enojo? Volví a mirar las recomendaciones. Advertí que el enojo pasa por que la vida de las mujeres está tutelada. No somos concebidas como personas con derechos ni se nos reconoce nuestra mayoría de edad (que no siempre coincide con la edad cronológica). Lo que me ha molestado radica en la falta de crítica: ¿por qué aceptamos que a las mujeres se les diga cómo comportarse para evitar ser víctimas de asesinato o violación? La filósofa Martha Nussbaum, se ha dirigido a este asunto: “proteger a las mujeres es presumir que ellas no pueden luchar por su cuenta contra el terrible trato que se les da; esto tiene como consecuencia tratarlas como meras víctimas y minar su dignidad.”

Hace unos días trascendió que Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22) dos chicas argentinas desaparecidas en Ecuador, fueron halladas asesinadas. La búsqueda había comenzado después del 22 de febrero, última día que sostuvieron comunicación con sus familiares. Planeaban viajar desde Montañita, Ecuador a Lima, Perú. Cuando me enteré de su desaparición, realmente esperaba que las chicas aparecieran con vida, ¿quién desearía lo contrario? Sin embargo, no consiguieron llegar a su destino ni seguir con vida.

Las razones de su asesinato aún son desconocidas. Se detuvieron a dos hombres que son los presuntos feminicidas. Dicen que el asesinato fue consecuencia de un ataque sexual. Hay sospechas de que la policía ecuatoriana no tiene a los verdaderos culpables. En fin, corremos el riesgo de que este sea otro feminicidio sin resolver. Los medios y la sociedad advierten que el problema radica en el hecho de que las chicas viajaran solas. ¿Por qué es ese el problema? ¡Es indignante! María José advirtió en una de sus fotografías: “No se viaja para escapar de la vida. Se viaja para que la vida no se escape! (sic)” ¿Es que las mujeres no tienen derecho a vivir? ¿Es eso lo que nos están diciendo?

Retomando los últimos feminicidios en Puebla, sin olvidarnos de las 21 mujeres desaparecidas en lo que va del año, es importante señalar que esta entidad no reconoce el feminicidio como delito en su código penal. Por otra parte, en el Estado de México, Ecatepec es el municipio en el que se ha registrado el mayor número de feminicidios, casi todos ellos impunes pues no se cuenta con un aparato jurídico que La situación es tan grave que se ha calificado como el peor lugar que puede habitar una mujer. Aún así, el código penal del Estado de México no concibe el feminicidio como un delito autónomo sino como agravante del homicidio doloso. Como si matar a una mujer por ser mujer fuera solamente un detalle.

El feminismo, más necesario que nunca.

Muchas mujeres se resisten a reconocerse como feministas pues esta es una palabra asociada a una serie de preconcepciones equivocadas. Es necesario entender que el feminismo no busca la superioridad de la mujer y que, más bien, debemos hablar de feminismoS puesto que los hay muy diversos en sus prácticas, argumentos y enfoques. Cada mujer debe elegir con qué feminismo se identifica pero, en el fondo, sabe que se trata de un esfuerzo por garantizar los derechos de las mujeres y conseguir la equidad en empleo y educación, así como cuestionar los roles de género y advertir sobre el perjuicio que causa la dominación de los hombres sobre las mujeres.

Personas más preparadas que yo han escrito textos a propósito de los numerosos problemas que rondan la vida de las mujeres. Sin embargo, la sociedad y las instituciones se mantienen atravesadas por las pautas del patriarcado. No conseguimos extirpar el cáncer que nos está costando la vida.

La seguridad de las mujeres no puede continuar siendo depositada en el Estado ni en las Instituciones, debe ser una construcción cotidiana y sororaria. Necesitamos aprender a intervenir en casos de acoso callejero, saber orientar a quienes son víctimas de violencia de género y mantenernos a salvo para no seguir siendo asesinadas. El Estado solamente puede garantizar que ningún feminicidio quede impune, tarea difícil para un país en el que solamente el 1% de los crímenes denunciados son resueltos.

Alejandra Quiroz

3 comentarios en “Nos queremos vivas

  1. Creo que mucha gente tiene un mal concepto con respecto al feminismo algunas se van al extremo y otro no comprende pero en este articulo deja en claro que lo que se busca es la igualdad y respeto. Un claro ejemplo de que aun falta estas dos cosas es cuando las mujeres salimos y siempre nos gritan o dicen cosas, las mujeres tienen que aguantar se lo que nos digan pq no existe ninguna ley que nos proteja tome como delito el desintegrar la dignidad de una persona, cuando es cosa de todos los dias se vuelve fastidioso salir de la casa y llega afectar la autoestima pq muchas somos mujeres que nos damos a respetar con moral y dignidad que salimos a estudiar o trabajar y entre varios hombre te dicen y dicen cosas y es horrible el no poder defender se o decirles algo por el hecho de que si los haces enfadar o continuan o te pueden hacer algun daño mayor no digo que esta situacion se de solo en el caso de las mujeres tambien pasa con los hombres pero en lo que en mi respecta considero que si se da mas con nosotras y que este es un claro ejemplo que nos sucede a todas, todos los dias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s