La trata de blancas: un tumor que debe ser extirpado

La OMS calcula 140 millones de mujeres y niñas que han sufrido de mutilación genital en el mundo.                          

“The world´s women 2010, Trends and Statistics” reporta que el 44% de las mujeres mexicanas han sufrido de algún tipo de agresión sexual.

Según Amnistia Internacional en Marruecos seis de cada diez mujeres han sufrido algún tipo de violencia

                

Por: Sofia Salame Chacra

 

Como cada enfermedad, es inminente una vacunación que prevenga contagios o quizás una medicina que cure las consecuencias de ésta ¿Sería irreal pensar que se erradicaría? ¿el sistema lo permitiría?

La trata de blancas no es tan solo un virus o una enfermedad pasajera que afecta a unos pocos o tan solo a los desatendidos. La trata de blancas hoy día, se viene arrastrando como nada más y nada menos que una plaga, un tumor. Que debe ser completamente extirpado desde el fondo.

Los datos demuestran que mujeres alrededor del globo son víctimas de abuso, violencia, mutilación genital y en muchos casos son tratadas como ganado dentro del comercio respectivo, siendo invisibles al ojo público y siendo utilizadas como un escudo económico. Esta actividad no discrimina ni en edades, ni en ideologías ni en mucho menos en estatus económico. Éste, es un fenómeno que arrastra a quien se le cruce por enfrente. Y no solo sucede en el medio Oriente, sucede en América Latina, en Europa y quién sabe, quizás a la vuelta de tu casa.

Según la OMS más de 125 millones de mujeres y niñas vivas actualmente han sido objeto de la MGF en los 29 países de África y Oriente Medio. En México 7 de cada 100 mujeres sufren de violencia sexual y 14 de 100 son violentadas físicamente. En la India según datos de la ONG: 3 millones de mujeres y niñas son víctimas del tráfico de personas y son obligadas a ejercer la prostitución, de las cuales 1.3 millones son forzadas por primera vez cuando alcanzan las edades de entre 9 y 13 años, inclusive menos.

¿Cuántas más? ¿Cuántas más se necesitan para erradicar este conflicto? ¿Cuántos datos similares se nos tienen que lanzar para despertar?

Desgraciadamente y vergonzosamente, son pocas las leyes que protegen a estos grupos vulnerables y mucho peor, son pocas las leyes que castigan a los abusadores. Siguen existiendo trabas que no permiten que las leyes se ejerzan, como es el ejemplo de España cuya ley contra la violencia de género ya cumplió diez años y aun así existen pocos casos resueltos por la justicia.

Verdaderamente es irracional pensar en estos fenómenos existentes en pleno 2016, en todos los involucrados… en los afectados y peor aún, en las historias que no se podrán conocer nunca, ¿qué pasaría si fuera yo? ¿mi hermana? o mi mejor amiga…. ¿reaccionaríamos igual?

Está en nuestras manos y de esto no hay duda. Seria irresponsable no exigirle a nuestro gobierno y a la comunidad mundial mayor acción, menos palabrerías. Es nuestra obligación exigir que se asuma la responsabilidad de la problemática, que se implementen legislaciones y que se ejecuten. Además debemos alzar la voz y tener cero tolerancia a la impunidad, así es inminente ser partícipes firmando peticiones y expandiendo la información y los hechos. Se deben garantizar los derechos a cada mujer y niña en su respectivo ámbito. Igualmente es obligatorio que se repararen a las víctimas con diferentes terapias que las motiven a seguir con sus vidas y a salir de los diferentes tipos de abuso, se debe prevenir con educación formal, con mayores y mejores oportunidades. Se debe actuar y erradicar esta plaga de una vez por todas.

Éstas no son cifras o lugares en el mapa y eso es importante entender, son mujeres y niñas con nombres y apellidos, con una historia por delante y una por detrás y es inminente asegurar sus oportunidades y no mutilárselas, los planes de acción deben de comenzar hoy y está en nuestras manos reducir y erradicar estas terribles cifras.

Por: Sofia Salame

Author: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Deja un comentario