A la persona que se fue antes de tiempo.

Espero que esté hermoso ese paraíso a donde te fuiste, te envidio un poquito, ojalá que nos extrañes aunque sé que por ahí has de estar viendo lo mal que nos hemos portado, y espero que lo bueno que hemos hecho también. Te extrañamos mucho por acá y es increíble que a pesar del tiempo que ha pasado desde que ya no estás aquí, aún recuerdo tu aroma y más que nada tu risa, cuando cantabas, llorabas, cuando contabas chistes y hacías bromas, las veces en las que hacías limpieza y me regalabas cosas, o la vez que me diste dinero por haberte ayudado o simplemente porque te dio lástima ver lo jodida que estaba. También recuerdo las veces que vimos películas, las veces en las que me regañaste y me decías lo mal que estaba o las veces en las que me defendías y me dabas un abrazo cada que lloraba.

Sé que va a ser difícil pasar estas fiestas y los cumpleaños sin ti porque eras una parte muy importante y eras el alma de la fiesta, no te digo que todo aquí es aburrido, también hay buenos momentos pero no es lo mismo; llega un momento en el que me sucede algo increíble o no hay quien controle mi enojo o mis lágrimas, y la única persona con la que me quiero desahogar es contigo pero sé que cuando “hablo sola”, estás escuchándome y aunque no recibo algún consejo sé que me lo das a través de todas las lecciones que he pasado en mi vida. Es muy difícil saber que ya no estás aquí, triste es tener que recordarte con vídeos o imágenes y no poderte tener físicamente para darme un abrazo o contarme un chiste, no sé si estés feliz en donde te encuentres y la verdad eso me tiene un poco preocupada.

Perdón por todas las tonterías que hice éstos últimos años, sé que te decepcioné, pero sé perfecto que también te enorgullecí por todo lo que he logrado conseguir en mis pocos 20 años. Hay momentos en los que me deberías de dar un jalón de orejas y creo que me los das cada que me toca bañar con agua fría, y no te culpo, gracias por eso y gracias por darme esos empujones que he necesitado cuando más lo necesito y de verdad que parece una resortera o liga o como quieras llamarlo, porque siempre que siento que ya no puedo más llega un empuje realmente enorme que me quita todos esos pensamientos negativos y hace que vuelva a empezar con todas las ganas del mundo.

Ya no estás aquí físicamente y es un peso que tengo que llevar por el resto de mi vida, porque desde que nací has estado ahí y ahora es algo difícil estar sin ti, es imposible olvidar a una persona como tú. Sigo sin superar tu partida, a veces todavía creo que sigues aquí, y es algo muy irónico porque hay días en los que creo que estás en tu casa y pienso “esto le gustará”, pero después recuerdo que ya no estás aquí…

Trato de pensar en que estás en un lugar mejor, porque te fuiste sin aviso y sin que tú quisieras, y es que no entiendo cómo es que las personas que más ganas tienen ganas de vivir son las que se les termina la vida antes de tiempo. No te hemos olvidado y sé perfectamente que no te va a llegar este mensaje, y que no lo vas a leer, pero tal vez en un golpe de suerte te llegue hasta donde estás…

Gracias por seguir aún sin estar conmigo.
Te quiero y te extraño por siempre.

  
 
Texto por Xihanny Michéle Neyra

Fotografía por Sofía Bravo

Instagram: @filmganesh 

Anuncios

Deja un comentario