En otra vida.

Guárdame un asiento justo al lado tuyo, memoriza mi voz, mi risa y cada secreto que me hizo tuya. Archiva mi nombre en tu bolsillo derecho, reclama tanto mi ausencia para que tu alma se acostumbre y me añore, dicta nuestros encuentros… dibújalos y clarificados para que queden en el tiempo. Te suplico, sostén mi mirada más tiempo y custodia mis ganas… mantenlas siempre cerca.

Apréndeme, memoriza mi fragancia, mi mirada… mis entrañas, dibuja cada día mis manos vacías, mis vicios y deslices. También adecua mi nombre repitiéndolo una y otra vez para que no se te olvide, que te encante el sonido… hazla tu melodía favorita.

Educa a tus pasos para seguir los míos descalzos, por senderos y rumbos que conocen a perfección mi nombre para que me puedas alcanzar, reconocer… encontrar, que exista algo en ti… algo dentro que no reconozcas, que exija, que sea inminente para encontrarme: en otra vida.

En otra vida, te dejare señales de humo, búscame y por si te pierdes guarda tus ganas con mi recuerdo, con el sabor de mi boca y que de en vida en vida no te canses y no te olvides de los referencias y pinceladas. Que en esa sí funcione, que en esa sí nos quedemos ardiendo, que sepamos querernos bien y seamos –ahí– la buena medida del otro y a pesar de los rostros distintos y los caminos disímiles … nos reconozcamos, nos reencontremos.

En tiempos detenidos, inexactos pero los mismos a los que les llaman por segundo nombre: destino y a pesar de habernos alejado tanto, en secuencia, en etapas y generaciones nos acerquemos y al fin encontremos el lugar que en el otro depositamos alguna vez.

Cuando me encuentres, di mi nombre en alto sin que se note el vacío que alguna vez resido en ti, cuando tropieces con mi mirada entre las miles de estas, sin tantear háblame de añoranza: que la traes cargada desde la otra vida. Llena nuestras miradas de lluvia y espera a que yo te reconozca… hasta que nos señalen y nos miren como si estuvieran frente del comienzo de una gran historia; que nunca concluyo propiamente.

Cuando me encuentres toma mi mano y hazla reconciliar antes de tocarte, compacta nuestra historia y que de a poco se refleje el tiempo perdido, el tiempo distante… que todo lo aprendido regrese a ti hasta que emanemos una historia nuestra a pesar de las tardanzas, pero que sea…en otra vida.

Texto: Sofia Salame

Anuncios

Autor: Mujereologia

El blog que vino a revolucionar la vida de las mujeres, el guilty pleasure de los hombres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s